Estela Arias Estela Arias
Fecha de revisión: 22 abril 2022
4 min de lectura
Estela Arias Estela Arias
Fecha de revisión: 22 abril 2022
4 min de lectura

Muchas personas piensan que el apiñamiento dental es solamente un problema de tipo estético. Sin embargo, lo cierto es que los dientes apiñados suponen una amenaza para la salud bucal.

Esto se debe a que unos dientes que están superpuestos o amontonados entre ellos son más difíciles de cepillar.

Y, por tanto, no se pueden retirar los restos de alimentos que se acumulan en la boca tras las comidas.

Al igual que otro tipo de maloclusiones dentales, el apiñamiento se corrige mediante un tratamiento de ortodoncia.

¿Qué es el apiñamiento dental?

El apiñamiento dental es un problema relacionado con el alineamiento y la posición de los dientes.

Tiene su origen en la falta de espacio de la boca -concretamente de los huesos maxilares- para albergar todos los dientes.

Aunque el apiñamiento puede afectar a cualquier diente, lo más frecuente es que se dé en los incisivos inferiores.

¿Por qué se produce el apiñamiento dental?

Los principales causas de los dientes apiñados son las siguientes:

1. Factores genéticos

La genética juega un papel fundamental en el desarrollo bucodental de cada persona. Por ello, los hijos de padres con dientes apiñados tienen mayor predisposición a padecer el problema.

2. Caída prematura de los dientes de leche

Los niños que pierden muy pronto sus dientes temporales -de leche-, son más propensos a presentar falta de espacio. Y, por ello, sus dientes definitivos no podrán erupcionar correctamente.

3. Uso prolongado del chupete durante la infancia

El característico hábito de utilizar el chupete, o chuparse el dedo, causa numerosos problemas de maloclusión dental, como el apiñamiento. Para evitarlo, es recomendable que los niños no utilicen el chupete más allá de los tres años.

4. Falta de aparatos de retención

Los dientes apiñados también son muy frecuentes en personas que llevaron ortodoncia en el pasado, pero que no utilizaron los retenedores de manera correcta. Por ello, sus dientes volvieron a la posición que tenían antes del tratamiento.

5. Erupción de las muelas de juicio

Estas piezas dentales, también llamadas cordales, suelen erupcionar en personas adultas que ya cuentan con toda la dentición definitiva.

Esto hace que la boca ya no tenga suficiente espacio para albergar nuevos dientes. Como consecuencia, las muelas del juicio buscan su propio espacio, provocando desplazamientos en otras piezas dentales.

El apiñamiento dental impide llevar a cabo una buena higiene bucodental.

¿Cuáles son las consecuencias del apiñamiento dental?

Los principales riesgos de tener los dientes apiñados son los siguientes:

1. Falta de armonía estética

Esta es, probablemente, la consecuencia más visible del apiñamiento dentario. Una sonrisa con dientes alineados y colocados es mucho más estética y armoniosa que una que presenta dientes amontonados.

Además, en muchas personas, el apiñamiento ocasiona problemas de tipo emocional o psicológico: menor autoestima, vergüenza al sonreír, etc.

2. Enfermedades bucodentales

Las personas que presentan apiñamiento tienen más riesgo de desarrollar determinadas patologías orales como caries, gingivitis o periodontitis.

Esto se debe a que unos dientes apiñados dificultan el cepillado diario.

Por tanto, es más complejo retirar los restos de alimentos tras las comidas. Estos restos de alimentos, si no se eliminan, se convierten en placa bacteriana y sarro.

En cambio, una dentadura alineada permite pasar el cepillo por toda la superficie del diente.

3. Problemas de oclusión

Cuando los dientes no tienen una posición correcta, se producen contactos inadecuados entre ellos.

Y es que, cuando masticamos, hay una serie de dientes que deben chocar o contactar entre sí.

Si la posición de las piezas dentales se ve alterada debido al apiñamiento, se producen contactos inadecuados y algunos dientes reciben más carga de la que deberían.

Esto, con el tiempo, provoca desgastes y ligeros desplazamientos en los dientes, así como tensión y dolor en la mandíbula.

¿Cómo se soluciona el apiñamiento dental?

El apiñamiento dentario se corrige mediante un tratamiento de ortodoncia.

Dado que, por norma general, el apiñamiento es una de las maloclusiones dentales más sencillas de solucionar, puede recurrirse a cualquier tratamiento de ortodoncia.

Los tratamientos ortodóncicos que se utilizan más en la actualidad para corregir los dientes apiñados son los brackets metálicos, los brackets transparentes y la ortodoncia invisible.

¿Cuánto tarda en corregirse el apiñamiento?

Como hemos adelantado, el apiñamiento dental es una de las maloclusiones más sencillas de solucionar.

A la hora de hablar de tiempos de tratamiento, podemos distinguir tres tipos de apiñamiento dental: leve, moderado y severo.

  • Apiñamiento dental leve: suele corregirse en un periodo aproximado de 12 meses.
  • Apiñamiento dental moderado: el tratamiento oscila entre los 15 y los 18 meses.
  • Apiñamiento dental severo: los casos de apiñamiento severo necesitan un tiempo de tratamiento de entre 18 y 24 meses.

Los tiempos que acabamos de mencionar son orientativos. Esto se debe a que, para conocer el grado de apiñamiento y la duración del tratamiento, es necesario que el ortodoncista lleve a cabo un completo estudio del caso.

Dicho estudio incluye una exploración de la boca del paciente, así como una serie de radiografías y fotografías intraorales y extraorales.

En muchas ocasiones, el apiñamiento va acompañado de otras maloclusiones como la sobremordida, la mordida abierta o la mordida cruzada.

Por ello, es necesario valorar el caso del paciente en su conjunto antes de determinar cuánto va a tardar en corregirse el apiñamiento.

Conclusiones

Como hemos explicado a lo largo de este artículo, el apiñamiento dental es una cuestión que afecta tanto a la estética como a la salud de la sonrisa.

Si presentas dientes apiñados, nuestra recomendación es que acudas al ortodoncista para que lleve a cabo un estudio de tu caso.

De esta manera, te dirá cuál es el tipo de tratamiento más aconsejable para ti y en cuánto tiempo podrás corregir tu apiñamiento.

Eso sí, una vez que termines tu tratamiento, recuerda que el uso de retenedores es fundamental.

Si no los usas, tus dientes volverán a la posición que tenían antes de la ortodoncia. Y, con ello, perderás tanto el tiempo como el dinero invertidos en el tratamiento.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Estela Arias
Estela Arias
La Dra. Arias es nuestra Coordinadora de la Especialidad de Ortodoncia en Vitaldent desde el año 2013 a la fecha. Es responsable del Centro Referencial de Ortodoncia el cual está dedicado a la revisión diagnostica de los más de 20.000 tratamientos de ortodoncia que se inician cada año en Vitaldent. Master en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial en el año 1996, se dedicada en exclusiva a lograr junto a su consolidado equipo de más de 300 ortodoncista el reto diario de realizar una Ortodoncia Excelente, de vanguardia, con calidad tanto humana y como profesional.