Gustavo Camañas Gustavo Camañas
Fecha de revisión: 22 abril 2022
2 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
Fecha de revisión: 22 abril 2022
2 min de lectura

La sensibilidad dental afecta a uno de cada diez españoles. Si formas parte del porcentaje afectado por este problema, te vamos a poner al tanto de sus causas y, sobre todo, posibles soluciones.

De esta manera, la sensibilidad dental tendrá los días contados.

Posibles causas de la sensibilidad dental

A veces este problema es puntual, mientras que en otros casos se cronifica. En cualquier caso, no podemos hablar de un único motivo, sino de varios y todos ellos, por cierto, muy dispares:

  • El esmalte se desgasta conforme pasan los años y ello hace que la dentina quede más expuesta y, en consecuencia, más vulnerable causando esa desagradable sensibilidad.
  • La ingesta de bebidas ácidas o muy azucaradas dado que desgastan el esmalte que, como decíamos, es vital para la protección de la dentina.
  • La retracción de la encía que puede dejar al descubierto la raíz del diente.
  • Problemas como el bruxismo pues este roce involuntario e intenso deteriora el esmalte de manera progresiva.
  • Un cepillado demasiado brusco.

Para tratar la sensibilidad dental es esencial llevar a cabo una buena higiene bucodental.

¿Qué puedes hacer para solucionar un problema de sensibilidad dental?

Pues al respecto puedes hacer mucho. Seguramente más de lo que imaginas y la mayor parte de estas saludables prácticas puedes llevarlas a cabo en casa. Pero, eso sí, sé disciplinado para obtener resultados:

  • Reemplaza tu dentífrico habitual por uno específico para dientes sensibles.
  • Emplea hilo dental diariamente para evitar que se acumulen restos de alimentos en los espacios interdentales.
  • Opta por cepillos de cerdas de dureza media o blanda que resultan menos agresivos. Recuerda que un cepillado enérgico no implica una mayor limpieza e higiene bucal.
  • Destierra hábitos tan nefastos para tu salud bucodental como morder la punta de los bolígrafos o alfileres, e incluso cortar el hilo con los dientes. Si te muerdes las uñas también puedes acabar sensibilizando tu dentadura.
  • No abuses de los alimentos ácidos o las bebidas azucaradas. En el caso de consumirlas, aguarda 20 minutos para proceder al cepillado de los dientes.

No obstante, determinados problemas como el bruxismo o la retracción de las encías no pueden ser tratados en casa. En este caso conviene que no demores la visita al dentista.

Te contamos a continuación la importancia de ponerse en las manos adecuadas.

¿Cómo puede ayudarte el dentista a superar la sensibilidad dental?

Tanto el bruxismo como la retracción de las encías merecen toda nuestra atención pues la sensibilidad de las encías es un síntoma más de toda una serie de problemas que pueden surgir si no tomas medidas.

En concreto, el bruxismo va desgastando paulatinamente el diente y necesita un correcto diagnóstico y tratamiento.

Por su parte, la retracción de las encías va dejando las raíces de los dientes al descubierto y puede incluso comportar su pérdida.

En suma, no olvides ponerte manos a la obra si observas una cierta sensibilidad dental. Conviene, además, que analices sus posibles causas y si sospechas bruxismo o retracción de encías acude a nuestras clínicas dentales para que te ayuden a descartar y buscar la solución más idónea para tu caso.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.