Gustavo Camañas Gustavo Camañas
3 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
3 min de lectura

Las encías son uno de los tejidos más importantes de la boca, ya que constituyen el tejido conectivo que recubre la boca, tanto en la parte del maxilar inferior como superior, además de rodear a los dientes y permitir que estos se encuentren en perfectas condiciones de salud. De hecho, cuando están sanas, presentan un color rosa pálido, y se ocupan de ser un sellado de la dentadura y de los huesos de los maxilares, por lo que constituyen una parte fundamental de cualquier boca sana. De modo que, cuando aparece la retracción de encías, deberemos acudir a nuestro dentista de confianza de inmediato.

¿Qué es la retracción de las encías?

La retracción de las encías, que también se conoce como recesión gingival, es la migración de la encía desde su posición inicia hacia abajo. Es decir, es el proceso que se produce cuando la encía pierde su tamaño y tiene la consecuencia de exponer la parte de la raíz del diente, lo que conlleva problemas bucodentales considerables. De hecho, se trata de una patología oral bastante común, aunque ello no implique que no debamos tenerla en cuenta.

¿Cuáles son los síntomas de la recesión gingival?

La recesión se puede notar visualmente: Si tus encías se reducen dejando al descubierto tus dientes, es posible que sufras recesión gingival

Otro síntoma muy común es la sensibilidad dental.

Causas de la retracción de encías

Hay que tener en cuenta que el tejido de las encías se va desgastando con el tiempo, lo que origina de forma natural la retracción migración de la encía. Además, hay que saber que este proceso se produce de manera gradual, lo que implica que, la mayoría de las veces, no seamos conscientes realmente de este problema, ya que no lo percibimos día a día.

Aunque existen diversas causas que pueden originar el problema, algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Infección o enfermedades de las encías: como es natural, cualquier enfermedad que se localice en las encías afectará a su correcta regeneración, son las denominadas como enfermedades periodontales, y pueden estar causadas por bacterias que tienen la capacidad de destruir el tejido de la encía e, incluso, afectar al hueso.
  • Factores genéticos: otro aspecto que hay que tener en cuenta es la posibilidad de que se trate de una tendencia natural heredada de los progenitores, es decir, que hay personas que son más susceptibles a padecer la retracción de las encías que otras.
  • Factores hormonales: en este caso, esta causa afecta más a las mujeres, especialmente durante los embarazos o la menopausia, aunque se trata de casos que pueden afectar a ambos sexos, por ejemplo durante la pubertad.
  • Cepillado agresivo: otro elemento que puede causar la retracción de encías es un cepillado demasiado agresivo, en cuyo caso terminaremos dañando las encías nosotros mismos con cada cepillado.
  • Bruxismo: al generar una fuerza excesiva durante el rechinamiento de la dentadura, también se puede generar retracción de encías.
  • Tabaco: el tabaquismo implica un bloqueo de la llegada de la sangre a las encías y, en consecuencia, el tejido se ve dañado y se produce la recesión del mismo.

¿Qué problemas origina?

Como ya se ha comentado, el tejido de las encías es el responsable de proteger y sostener el diente en su lugar. De este modo, cuando se produce la retracción de encías, la parte inferior del diente queda al descubierto, lo que hace que se vuelva más vulnerable y sensible. De esta manera, pueden aparecer problemas de sensibilidad dental tanto al frío como al calor, favorecer la aparición de caries y, en casos extremos, incluso llegar a dar la sensación de dientes excesivamente largos y movilidad de los mismos.

¿Cómo evitarlo?

La mejor forma de evitar la retracción de encías es evitando las causas que la provocan, así como la acumulación de placa. Por ello, es fundamental evitar hábitos como el tabaquismo o un cepillado excesivamente agresivo, al mismo tiempo que se mantiene una higiene bucodental correcta. Además, es fundamental que, en el caso de observar cualquier cambio o posible aparición de enfermedad periodontal, acudir al dentista para que pueda hacer una evaluación.

¿Cómo tratarlo?

Una vez que se haya localizado el problema que lo origina, tu dentista de confianza deberá indicarte los pasos a seguir para eliminar el factor concreto que produce la retracción de encías. En algunos casos, te podrá recomendar eliminar el cepillado agresivo, dejar el tabaco, dejar una dieta excesivamente ácida, o indicarte la manera correcta de mantener una higiene bucal adecuada.

Si después de todos estos tratamientos la situación no mostrase mejoría, también cabe la posibilidad de hacer uso de un tratamiento quirúrgico en el que la encía se recolocaría en su lugar, o se llevaría a cabo un injerto de tejido en la zona del diente que ha quedado al descubierto. En estos casos, es fundamental que el paciente colabore con una correcta higiene oral, ya que es una parte importante para que dichos tratamientos sean exitosos.

eBook: Guía de hábitos saludables para el cuidado de la boca.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.