Gustavo Camañas Gustavo Camañas
6 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
6 min de lectura

El curetaje dental es uno de los tratamientos más habituales en nuestras clínicas. Esto se debe a que es un procedimiento indispensable en todos los pacientes que padecen periodontitis: una enfermedad que, si no se trata, causa estragos en la boca.

La periodontitis es una patología causada por bacterias, las cuales proliferan, sencillamente, por no retirar los restos de alimentos después de las comidas. Para evitarlo, es fundamental seguir una buena rutina de higiene basada en el cepillado de dientes después de cada comida. 

¿Qué es un curetaje dental y para qué sirve?

El curetaje dental -también conocido como raspado y alisado radicular– es un tratamiento que se lleva a cabo en los pacientes que padecen periodontitis (llamada popularmente piorrea).

El curetaje dental sirve para realizar una limpieza profunda de las encías. Su objetivo es eliminar la placa bacteriana y el sarro que se han alojado en su interior debido a una higiene bucodental insuficiente.

A grandes rasgos, podríamos decir que el curetaje es un tratamiento similar a la higiene bucodental convencional. Sin embargo, con el curetaje se lleva a cabo una limpieza mucho más exhaustiva de las encías.

Es decir, se recurre al curetaje cuando la limpieza bucodental tradicional ya no es suficiente para eliminar la placa y el sarro acumulados en la boca.

¿Cómo se hace el curetaje dental?

Los pasos para realizar el curetaje dental son los siguientes:

Test genético bacteriológico

Antes de hacer un curetaje es imprescindible llevar a cabo un análisis de la placa bacteriana del paciente. En nuestras clínicas dentales realizamos un test genético bacteriológico, una prueba que permite determinar con exactitud qué tipo de bacterias están presentes en la boca, en qué cantidad y cuál es su virulencia.

Una vez que se extrae la muestra de placa bacteriana y se analiza, se podrá pautar el antibiótico más efectivo para el paciente. Esta prueba, que es indolora, mejora notablemente los resultados del tratamiento y hace que la periodontitis se cure antes.

Anestesia local

Justo antes de comenzar el procedimiento para eliminar el sarro, el dentista aplica anestesia local. De esta manera, evitará que el paciente experimente dolor o molestias. 

Raspado dental

Como su propio nombre indica, este paso consiste en raspar las superficies de los dientes y llegar hasta el interior de las encías para eliminar las bacterias.

Los raspados se realizan con unos instrumentos llamados curetas. Las curetas son unas herramientas metálicas que sirven para acceder a la zona de las encías y retirar el sarro acumulado. Existen curetas de diferentes tamaños, longitudes y angulaciones, por lo que el odontólogo escogerá las más adecuadas en función del área a tratar.

Alisado radicular

Una vez realizado el raspado, el paso siguiente consiste en pulir las superficies de los dientes para dejarlas lo más lisas posible.

Con ello, las piezas dentales recuperarán su estética, ya que quedarán más limpias y se reducirán las manchas. Además, este paso servirá para alisar las texturas rugosas de los dientes, lo que disminuirá los recovecos en los que se acumula la placa.

La principal diferencia entre un curetaje dental y una limpieza convencional es que el primer tratamiento es mucho más profundo y exhaustivo. Además, solo se recurre a él en casos de periodontitis.

¿Cuánto tiempo dura el curetaje?

Normalmente, el curetaje dental se hace en dos sesiones. Para ello, se divide la boca en cuatro cuadrantes. Y, en cada sesión, se realiza el tratamiento en dos cuadrantes. La duración de cada una de estas sesiones es de una hora y media aproximadamente.

De esta manera, el curetaje es mucho más cómodo para el paciente, ya que la cita dura menos tiempo y el paciente no tiene que permanecer tanto rato con la boca abierta.  Además, permite a la persona descansar entre una sesión y otra, lo que hace que pueda tener una rutina normal tras el curetaje (alimentación, higiene…).

¿El curetaje dental duele?

El curetaje dental se realiza bajo el efecto de la anestesia local, por lo que el paciente no siente dolor o sensibilidad durante el procedimiento.

Una vez haya pasado el efecto de la anestesia, entra dentro de la normalidad que aparezcan ciertas molestias (sensibilidad, dolor y sangrado durante el cepillado), ya que las encías estarán irritadas e inflamadas. 

Estas molestias, además, dependerán del grado de periodontitis que presentara el paciente. En cualquier caso, toda incomodidad se caracteriza por ser muy llevadera y pasajera, ya que suele desaparecer en uno o dos días.

Además, tras terminar el tratamiento, el dentista indicará al paciente qué tipo de medicación analgésica puede tomar en caso de que surja el dolor.

Recomendaciones tras el curetaje dental 

El curetaje es un tratamiento con una recuperación muy rápida. A pesar de ello, los dentistas de las clínicas Vitaldent recomiendan seguir las siguientes pautas:

  • Recurrir a los fármacos analgésicos recetados por el dentista, en el caso de sentir dolor. Eso sí, se debe respetar siempre la dosis pautada. 
  • Usar un cepillo de dientes de cerdas suaves para el mismo día en el que se haya realizado el curetaje. Se debe ser especialmente cuidadoso al cepillar los cuadrantes en los que se ha hecho el tratamiento.
  • No enjuagarse la boca ni escupir durante las primeras 24 horas, ya que contribuye al sangrado.
  • Evitar los alimentos duros o fibrosos (carne, frutos secos…) mientras están presentes las molestias. En su lugar, hay que decantarse por la comida más blanda y la que requiera un menor esfuerzo masticatorio (pescado, huevo, pasta, cremas o purés…).
  • Tomar bebidas y alimentos templados o fríos durante las primeras 24 horas. El hecho de que estén calientes también favorece el sangrado. Si se padece sensibilidad, hay que evitar las opciones muy frías, ya que el contraste de temperatura provoca mayor sensibilidad. 
  • No alarmarse si se presenta un leve sangrado, ya sea espontáneo, al comer o durante el cepillado. Irá desapareciendo durante las horas siguientes.
  • No fumar hasta 48 horas después del tratamiento.
¿Cómo se hace el curetaje dental?

Beneficios del curetaje dental

Los principales beneficios del curetaje dental son los siguientes:

  • Permite devolver la salud a las encías, eliminando síntomas como el dolor, el sangrado o la inflamación.
  • Previene la caída prematura de los dientes.
  • Evita la necesidad de recurrir a un implante dental para sustituir el diente perdido.
  • Es un procedimiento sencillo, que provoca escasas molestias y que no presenta complicaciones relevantes.
  • Es un tratamiento que tiene un precio relativamente bajo, especialmente si se compara con un implante dental.

¿Cada cuánto tiempo se debe hacer un curetaje dental?

La periodicidad con la que se deben hacer los curetajes dentales depende de cada caso. Pero, como norma general, los pacientes con periodontitis requieren una limpieza bucodental o un curetaje cada seis meses aproximadamente.

Sin embargo, esto no quiere decir que el tratamiento tenga que repetirse de nuevo al completo. Es decir, si el paciente mantiene una buena higiene en su casa, lo más probable es que solo deba realizarse limpiezas bucodentales convencionales.

O, en todo caso, un curetaje en unos dientes concretos (aquellos en los que acumula más sarro), pero no en todos los cuadrantes de la boca.

Preguntas frecuentes

¿El curetaje dental tiene contraindicaciones?

En general, el curetaje es un tratamiento que no tiene contraindicaciones. Por tanto, cualquier persona puede recurrir a un raspado y alisado radicular para curar la periodontitis. 

Sin embargo, existen casos en los que se deben extremar las precauciones o modificar ligeramente el procedimiento. Por ejemplo, en el caso de las personas con marcapasos o que padezcan una cardiopatía, el dentista no podrá usar, además de las curetas tradicionales, aparatos de ultrasonido.

¿Cuál es la diferencia entre el curetaje dental y la limpieza?

La principal diferencia entre el curetaje dental y la limpieza es que el primero sirve para realizar una higiene mucho más profunda.

Por un lado, la higiene es un tratamiento preventivo que se realiza en personas que tienen una buena salud bucodental. A través de este procedimiento, eliminamos la placa bacteriana y el sarro que se encuentran alrededor del diente, pero que no han llegado hasta el interior de la encía.

Por otro lado, el curetaje es un tratamiento correctivo que solo se lleva a cabo en pacientes que padecen periodontitis. Al ser un procedimiento más profundo y exhaustivo, permite eliminar las bacterias que han progresado hasta el interior de las encías.

Por último, otra de las principales diferencias entre ambos tratamientos es que el curetaje, al ser una limpieza mucho más profunda, no se puede realizar sin anestesia local.

¿Existe alguna alternativa al curetaje?

El curetaje es el único tratamiento capaz de controlar la periodontitis. Por tanto, ni una limpieza bucodental profesional ni ningún otro remedio casero van a frenar la enfermedad. La enfermedad periodontal es una patología crónica. Por ello, se puede controlar pero nunca eliminar.

Si se padece periodontitis es importante acudir a un experto en Periodoncia cuanto antes. La periodontitis es una enfermedad muy agresiva y, si no se trata, acaba atacando todas las estructuras que sujetan el diente (encía, hueso y ligamento periodontal).

Y precisamente, este daño en sus elementos de sujeción es lo que ocasiona, con el paso del tiempo, la caída de los dientes.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.