Estela Arias Estela Arias
4 min de lectura
Estela Arias Estela Arias
4 min de lectura

Hoy en día, son cada vez más los adultos que deciden someterse a un tratamiento de ortodoncia para alinear sus dientes. Como sabemos, la ortodoncia nos permite mover o colocar los dientes para conseguir una mejor sonrisa y mordida.

Esto puede conseguirse mediante la colocación de ortodoncia fija con brackets. Por ello, en este artículo nos vamos a centrar en uno de los tratamientos más utilizados hoy en día: los brackets autoligables.

¿Qué son los brackets autoligables?

Los brackets autoligables son un sistema de ortodoncia que utiliza unos brackets especiales que no necesitan ligaduras.

Esto se debe a que contienen un clip que sujeta el arco con los brackets, por lo que no necesitan ligaduras que unan los brackets al arco. De esta manera, se puede transmitir toda la fuerza a los dientes a través del bracket.

El hecho de no contar con ligaduras es lo que más diferencia a este tipo de ortodoncia respecto a los brackets tradicionales.

¿Cómo se colocan?

La ortodoncia de autoligado es, a fin de cuentas, un tratamiento más de brackets. Por ello, su colocación requiere seguir los mismos pasos que los de cualquier otra ortodoncia fija.

En primer lugar, se debe realizar un estudio del caso. Para ello, es necesario que el especialista realice una exploración exhaustiva -acompañada de las pruebas necesarias- para poder planificar el tratamiento: radiografías, fotografías intraorales y extraorales y toma de medidas de la boca.

Una vez se ha realizado todo el estudio y se le han explicado al paciente las posibilidades de tratamiento, se procede al cementado de los brackets de autoligado en la clínica.

El proceso de colocación y cementado se compone de diferentes fases:

  1. En primer lugar, se toman impresiones al paciente para disponer así de las medidas de su boca. Con ello, se hacen los modelos de escayola sobre los cuales de colocarán los brackets.
  2. Sobre esto, se realiza una funda que nos servirá para transferir los brackets desde los modelos de escayola a la boca del paciente.
  3. Se preparan los dientes mediante una limpieza previa y un secado exhaustivo de ellos. Además, se aplica un adhesivo sobre su superficie para conseguir una mayor adhesión. Este adhesivo también se coloca en el bracket.
  4. Mediante la funda de transferencia, llevamos los brackets a la boca del paciente, donde se polimerizan con una lámpara de luz. Con ello, se fijan los brackets a los dientes.
  5. Tras esto, se retira la funda y se comprueba que todos los brackets están colocados en la posición adecuada. Después, se eliminan todos los restos que hayan quedado del procedimiento, como los de composite.
  6. Por último, se coloca el arco y los demás elementos que conforman la ortodoncia.

Tipos de brackets autoligables

Existen diferentes tipos de brackets de autoligado, en función del material con el que están fabricados:

1- Metálicos

Los brackets metálicos son los convencionales y los más clásicos. Son iguales que los brackets normales pero un poco más pequeños.

2- Cerámica

Los brackets de cerámica son mucho más estéticos, ya que son transparentes. Por ello, se mimetizan muy bien con el color del esmalte del diente.

Ventajas de los brackets autoligables

  • Los aparatos mediante brackets siempre dificultan el acceso del cepillo a la hora de realizar una correcta higiene bucodental. Sin embargo, podemos decir que los brackets autoligables, al no tener ligaduras, permiten acceder con más facilidad a todos los recovecos de nuestra boca. Aun así, debes saber que es necesario utilizar elementos complementarios para completar una correcta higiene bucodental: seda dental o cepillos interproximales.
  • Este sistema, al mejorar la higiene bucodental, disminuye el riesgo de padecer enfermedades de las encías –gingivitis y periodontitis– o caries.
  • El dolor y las molestias de este tratamiento son menores (respecto a los brackets convencionales). Esto se debe a que los brackets de autoligado son más pequeños e interfieren menos en el habla, al comer, etc.
  • Son más estéticos que los brackets metálicos convencionales, debido a su menor tamaño. Además, si el paciente elige los brackets de cerámica, el tratamiento se vuelve mucho más estético.
  • Las visitas al dentista son más cortas y no tan asiduas. Al no llevar ligaduras, la revisión en las citas con el dentista son más rápidas y sencillas.

Desventajas de los brackets autoligables

  • Son un tratamiento más estético, pero no tan estético como los brackets linguales -van colocados en la cara interna del diente- o la ortodoncia invisible.
  • Debes tener cuidado al comer alimentos duros (bocadillos, frutos secos, manzanas…), ya que, al no llevar ligaduras, los brackets son más frágiles y se pueden despegar.
  • Es un tratamiento más caro que el de los brackets convencionales.

¿Cuánto dura el tratamiento y cuánto cuesta?

En primer lugar, debes saber que, como ocurre con cualquier tratamiento de ortodoncia, cada caso es único. Por ello, el tratamiento de cada persona puede durar un tiempo diferente en función de la complejidad de su caso.

Una vez se ha realizado el estudio del caso y se sabe qué tratamiento de ortodoncia va a llevar el paciente, se puede realizar una estimación de la duración del tratamiento.

Pero, en general, podemos decirte que la ortodoncia mediante brackets de autoligado suele tener una duración que oscila entre los 12 y 24 meses.

Al igual que en el caso anterior, el precio de la ortodoncia mediante brackets de autoligado varía en función de la complejidad del caso y la duración del tratamiento. De cualquier manera, y para que tengas una ligera idea, podemos decirte que su precio medio en España suele rondar los 3.500 euros.

¿Cómo funcionan los brackets autoligables?

Tal y como hemos explicado, los brackets autoligables son una ortodoncia que se caracteriza por utilizar un sistema de autoligado, es decir, sin ligaduras. Para ello, el arco va unido a los brackets mediante un clip.

Con dicho clip, se consigue la unión del arco y los brackets, se evita el uso de ligaduras y se mejoran una serie de aspectos respecto a los convencionales: la estética, la higiene y la comodidad del tratamiento.

eBook: Guía de hábitos saludables para cuidar la boca.

Estela Arias
Estela Arias
La Dra. Arias es nuestra Coordinadora de la Especialidad de Ortodoncia en Vitaldent desde el año 2013 a la fecha. Es responsable del Centro Referencial de Ortodoncia el cual está dedicado a la revisión diagnostica de los más de 20.000 tratamientos de ortodoncia que se inician cada año en Vitaldent. Master en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial en el año 1996, se dedicada en exclusiva a lograr junto a su consolidado equipo de más de 300 ortodoncista el reto diario de realizar una Ortodoncia Excelente, de vanguardia, con calidad tanto humana y como profesional.