Gustavo Camañas Gustavo Camañas
4 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
4 min de lectura

¿Sabías que es frecuente que los jóvenes sufran una infección en las encías alrededor de las muelas del juicio? Hay tres tipos de pericoronaritis que vamos a explicar en este artículo, así como sus respectivos tratamientos.

¿Qué es la pericoronaritis?

La pericoronaritis es una infección de los tejidos blandos (encías) que rodean las muelas que están en proceso de erupción. Esta afección se da, sobre todo, en los terceros molares o muelas del juicio, por lo que es frecuente durante la juventud.

La franja de edad más vulnerable a este tipo de infección es entre los 16 y los 30 años, en especial, entre los 21 y los 25 años. No es una enfermedad contagiosa, aunque la saliva puede transmitir la bacteria al besar o compartir utensilios de comida o bebida.

Tampoco suele ser una afección grave, aunque depende de cada caso y del proceso de erupción de las muelas del juicio. Por ello, se recomienda acudir al dentista para evitar el agravamiento de la infección o que la patología se vuelva crónica.

Síntomas de la pericoronaritis

La pericoronaritis es un proceso de inflamación e infección que suele ir acompañado de los siguientes síntomas:

  • Dolor al masticar en la zona afectada e incluso en la faringe o la mandíbula.
  • Dificultades para abrir la boca.
  • Sangrado de la encía infectada.
  • Inflamación de los ganglios.
  • Mal aliento.
  • Amigdalitis.
  • Absceso o acumulación de pus.
  • Sabor desagradable.
  • Hinchazón facial.
  • Fiebre.

Causas de la pericoronaritis

Las principales causas de la pericoronaritis son las siguientes:

Origen bacteriano

La primera causa de la pericoronaritis es de origen bacteriano. La erupción parcial de las muelas del juicio favorece la acumulación de restos de comida y bacterias entre la encía y la muela. Por tanto, una mala higiene oral aumentará el riesgo de sufrir este tipo de infección.

Debilitamiento del sistema inmunitario

No obstante, también puede influir un debilitamiento del sistema inmunitario, por ejemplo, en épocas de estrés o por enfermedades inmunodepresoras (diabetes, lupus, artritis, etc.). 

Cambios hormonales

Por último, durante el embarazo hay una mayor predisposición a que las mujeres sufran pericoronaritis debido a los cambios hormonales. Esto sucede porque el aumento de los niveles de estrógenos incrementa también el riego sanguíneo en las encías.

Tipos de pericoronaritis

La sintomatología de la pericoronaritis varía según el tipo de infección, que puede ser de menor o mayor gravedad: aguda congestiva, aguda supurada o crónica.

1. Pericoronaritis aguda congestiva o serosa

Los síntomas más frecuentes son el dolor al masticar y al palpar la zona, que puede sangrar con facilidad. Su evolución es variable, ya que puede curarse de manera espontánea o bien derivar en una pericoronaritis aguda supurada.

2. Pericoronaritis aguda supurada

En este segundo tipo los dolores son más intensos, la parte afectada es más extensa y puede implicar a las amígdalas o a los oídos, entre otras zonas. La característica principal es que la presión encima de la encía provoca la supuración de pus. Es muy importante tratarla a tiempo para que no derive en una infección más extensa o en una pericoronaritis crónica.

3. Pericoronaritis crónica

La pericoronaritis crónica es la consecuencia de las variantes agudas no tratadas. Cuando la afección se cronifica, los dolores son leves e intermitentes, y puede cursar sin otros síntomas. Una característica frecuente que la acompaña es la faringitis unilateral, que no se cura de forma definitiva. Si se presiona la zona, a veces puede salir un poco de pus.

La pericoronaritis y sus tratamientos

¿Por qué es importante tratar la pericoronaritis lo antes posible? Porque si la infección no se trata, se podría propagar a otras partes de la boca, la mandíbula, la faringe, etc. Podría incluso afectar a las vías respiratorias.

Hay dos opciones de tratamiento que deberá valorar el odontólogo: antibióticos y cirugía. En primer lugar, podría ser necesaria una limpieza para eliminar restos de comida y bacterias acumuladas en la zona.

1. Antibióticos

Los antibióticos son el tratamiento principal para combatir la infección. Además, el odontólogo también podría recetar analgésicos, antisépticos o antiinflamatorios, según las molestias que manifieste el paciente.

Por otro lado, se recomienda el uso de un enjuague bucal antiséptico para asegurar una buena higiene. En ningún caso se deberían utilizar productos específicos de venta libre que no haya aprobado el profesional. Por ejemplo, los colutorios con clorhexidina son frecuentes y pueden ser efectivos, pero deben utilizarse de la manera correcta.

2. Cirugía

En muchos casos, el odontólogo puede recomendar un tratamiento quirúrgico:

  • Operculectomía: procedimiento sencillo que consiste en hacer una incisión para eliminar el tejido de la encía que se superpone a la muela, conocido como opérculo, además de drenar el pus.
  • Extracción de la muela del juicio: en los casos en los que el tercer molar no salga con normalidad, cause infección o conlleve molestias, el profesional recomendará sacar la muela.

En ambas cirugías, la recuperación es rápida y no implica contratiempos. En el caso de la extracción de la muela del juicio, las molestias podrían durar hasta una o dos semanas. Si no hay extracción, la inflamación suele desaparecer en una media de tres días.

¿Se puede prevenir la pericoronaritis?

La mejor prevención consiste en una buena limpieza oral diaria. Es importante aprender a cepillar los dientes con cuidado, pero de manera exhaustiva, después de cada comida. También se recomienda usar el hilo dental al menos una vez al día para eliminar los restos de comida entre los dientes.

Si tienes algunos de los síntomas de pericoronaritis y coinciden con la erupción de una muela del juicio, no dudes en acudir a Vitaldent. Un odontólogo evaluará tu caso, te diagnosticará cuál de los tipos de pericoronaritis te afecta y te prescribirá el tratamiento más adecuado para que recuperes tu salud bucal y calidad de vida.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.