Gustavo Camañas Gustavo Camañas
Fecha de revisión: 22 abril 2022
6 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
Fecha de revisión: 22 abril 2022
6 min de lectura

Las manchas en los dientes son una de las principales preocupaciones estéticas de los pacientes. Ello se debe a que este tipo de “defectos” pueden llegar a afear y empeorar mucho la sonrisa.

Dado que las manchas pueden tener distintos orígenes, también existen diferentes tipos. Las más comunes son las manchas amarillas, marrones o blancas.

En este artículo, vamos a repasar las causas por las que aparecen manchas en los dientes, así como a detallar cuál es el tratamiento más adecuado para eliminarlas.

¿Por qué aparecen manchas en los dientes?

Normalmente, las manchas en los dientes aparecen por agresiones externas, como pueden ser las provocadas por elementos que tiñen (alimentos, bebidas, medicamentos, enjuagues…) o por la acumulación de sarro, debida a un mal cepillado dental.

Es importante identificar el tipo de mancha dental y determinar cuál es la causa.

A continuación, te detallamos las principales causas por las que aparecen las manchas en los dientes.

1 – Higiene oral insuficiente

El no cepillar los dientes después de cada comida provoca que los restos de alimentos se conviertan en placa bacteriana y, posteriormente, en sarro. Los dientes con sarro tienen una apariencia amarillenta que se manifiesta, sobre todo, en sus bordes.

2 – Alimentos y bebidas con mucha coloración

Otra de las causas por las que aparecen manchas en los dientes es el consumo frecuente de alimentos y bebidas con una coloración muy fuerte (café, té, vino tinto, frutos rojos, curry, soja, cúrcuma, jengibre…).

Para evitar que los dientes se vuelvan amarillos por este motivo, es recomendable moderar la frecuencia con la que se consumen alimentos y bebidas con mucha pigmentación.

O, en su defecto, cepillarse los dientes nada más terminar de comer. De esta manera, evitamos que sus pigmentos de color se adhieran al diente.

3 – Tabaquismo

El hábito de fumar es muy nocivo para la salud general y, por supuesto, para la de la boca.

Además de ser uno de los principales factores de riesgo del cáncer de boca, el tabaquismo provoca manchas amarillas y marrones en los dientes.

4 – Determinados medicamentos

Hay algunos medicamentos que pueden alterar el esmalte dental. Por ejemplo: la aspirina, los antihistamínicos o los antidepresivos.

Pero, independientemente de ellos, el ejemplo más claro de medicamento que mancha los dientes es el de las tetraciclinas.

Las tetraciclinas son un antibiótico muy utilizado en la década de los setenta y que, al administrarse en niños en fase de crecimiento, provocaba unas antiestéticas manchas marrones y grises.

Afortunadamente, sus efectos nocivos para el esmalte ya han sido descritos y, hoy en día, no se utilizan en niños.

5 – Uso de enjuagues con clorhexidina

La clorhexidina es una sustancia antiséptica que se encuentra en algunos enjuagues o colutorios bucales.

Los odontólogos la pautan tras realizar determinados tratamientos dentales, como raspados y alisados radiculares (curetajes) o cirugías de implantes. Esto se debe a sus propiedades antisépticas, que evitan la aparición de infecciones.

Sin embargo, su uso no controlado da lugar a antiestéticas tinciones y manchas marrones en los dientes.

6 – Traumatismos

Los golpes en la boca también son una de las principales causas por las que aparecen manchas. Esto se produce cuando el daño producido por el golpe llega a afectar a la pulpa dental.

La pulpa es la parte más interna del diente y la que alberga, a su vez, el nervio. Por ello, si el golpe alcanza la pulpa, se produce una necrosis pulpar. Es decir, el nervio muere y, como consecuencia, el diente cambia su color y se vuelve más oscuro.

Tipos de manchas en los dientes

Como ya hemos adelantado, existen diferentes tipos de manchas en los dientes. Y, en función de cuál sea la causa que ha provocado la tinción, puede haber manchas de distintos colores.

Las más habituales son las manchas amarillas, marrones o blancas.

A continuación, vamos a detallar cada una de ellas.

1 – Manchas amarillas

Las manchas amarillas son, probablemente, las más comunes. Aparecen, por lo general, debido al sarro, al consumo de ciertos alimentos o bebidas y al tabaco.

Sin embargo, independientemente de la coloración que pueden aportar los elementos mencionados, las manchas amarillas también pueden deberse a un desgaste en el esmalte.

Es decir, el tono amarillento puede aparecer como consecuencia del bruxismo, que es un hábito que consiste en rechinar los dientes. Esto lleva a desgastar el esmalte y que se haga visible la dentina, que es una parte más interna y amarilla del diente.

Y, de la misma manera, hay otros factores que conllevan el desgaste del esmalte. Y, por tanto, la aparición de un aspecto amarillento. Por ejemplo, el consumo excesivo de alimentos ácidos (limón, vinagre…) o el hábito de vomitar, en el caso de las personas bulímicas.

2 – Manchas marrones

Las manchas marrones también son muy comunes. Pero, además, se caracterizan por aportar al diente un aspecto mucho más antiestético, ya que son especialmente oscuras.

Este tipo de manchas pueden deberse a la misma causa que las amarillas (sarro, alimentación, tabaco…). Sin embargo, también se caracterizan por haber permanecido en la boca más tiempo.

Es decir, hay manchas superficiales que se pueden eliminar de una manera sencilla mediante una limpieza dental profesional. Sin embargo, si no se tratan, acaban por adherirse fuertemente al diente.

3 – Manchas blancas

Las manchas blancas son, probablemente, las menos comunes de las tres. Pueden aparecer por causas diversas:

  1. Déficit nutricional: la falta de hierro o calcio puede dar lugar a unas ligeras manchas blanquecinas.
  2. Caries incipiente: la caries comienza con una ligera descalcificación del esmalte. Cuando la caries se empieza a formar, se manifiesta con una sutil mancha blanca que, en muchas ocasiones, es difícil detectar.
  3. Hipoplasia del esmalte: se trata de una malformación del esmalte que tiene lugar durante la niñez. Es, por tanto, un defecto en el desarrollo que da lugar a una menor cantidad de esmalte de lo habitual.
  4. Exceso de flúor en la niñez: la ingesta excesiva de flúor durante la infancia da lugar a la formación de pequeñas manchas blancas.

¿Cómo eliminarlas?

Para eliminar las antiestéticas manchas es fundamental que acudas a tu dentista. De esta manera, podrá valorarlas, determinar su origen y pautar el tratamiento más efectivo contra ellas.

El tratamiento dependerá del origen de la mancha y deberá estar supervisado por un especialista.

Por lo general, los tratamientos más utilizados contra las manchas en los dientes son los siguientes:

1- Limpieza profesional

Cuando las manchas son superficiales, como son las del tabaco o restos de alimentos, suelen eliminarse fácilmente mediante una limpieza profesional.

Lo más importante es que esta limpieza incluya el uso de ultrasonido y de un cepillo con una pasta especial, que es algo más abrasiva de la que los pacientes suelen utilizar en su casa.

2- Blanqueamiento dental

Por lo general, es recomendable potenciar el efecto de la limpieza con un blanqueamiento dental. Y es que, cuando las manchas son más generalizadas y profundas, la limpieza no suele conseguir el efecto deseado.

Por ello, lo más adecuado es realizar una limpieza profesional para eliminar las manchas superficiales y, posteriormente, recurrir a un blanqueamiento. Así, además de eliminar las manchas, se conseguirá aclarar el color del diente de manera uniforme. Y, con ello, rejuvenecer y mejorar la sonrisa.

3- Carillas dentales

Las carillas dentales están recomendadas en aquellas situaciones en las que las manchas son tan profundas y extensas que no se pueden solucionar con los tratamientos anteriores.

Por ejemplo, esto ocurre con unas de las manchas más difíciles de eliminar de todas: las provocadas por las tetraciclinas.

Para poder eliminarlas, suele ser necesario realizar un tratamiento en tres fases: limpieza profesional, blanqueamiento y carillas.

¿Cuál es el color natural de los dientes?

El diente está formado por tres elementos principales: esmalte, dentina y pulpa.

Por un lado, el esmalte tiene un color blanquecino y es translúcido. Esto hace que, a través de él, se aprecie la dentina, que es la capa que se encuentra inmediatamente debajo.

Por su parte, la dentina tiene un color más amarillo. Esto hace que la dentina sea la que determine, en gran medida, el color final del diente.

Y que, al final, sea una combinación entre esmalte y dentina la que determine el tono del diente.

Por último, la pulpa es la parte más interna del diente y la que alberga el nervio del mismo. Sin embargo, no tiene ninguna implicación en el color de la pieza dental.

¿Cómo evitar que aparezcan las manchas en los dientes?

Para evitar la aparición de manchas, lo primero que hay que hacer es llevar una correcta higiene oral en casa. Esto pasa por cepillarse los dientes después de cada comida y utilizar el hilo dental para eliminar todo tipo de restos alimenticios.

Además, es recomendable moderar el consumo de alimentos y sustancias que manchan (café, té, vino tinto, tabaco, soja, curry…).

Por último, es imprescindible acudir a las revisiones periódicas con el dentista, así como realizar limpiezas profesionales anuales para evitar la acumulación de manchas y placa bacteriana en los dientes.

Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
El Dr. Gustavo Camañas ha ejercido como director médico corporativo desde el año 2009 hasta el año 2017. Actualmente es el responsable de área de odontología general e implantes en la compañía. Licenciado en odontología en el año 2001, siempre ha ejercido en el campo de la periodoncia y de la estética dental. A día de hoy, realiza una función de control de calidad de los tratamientos realizados en la compañía así como formación a los doctores de nuestras clínicas. Desde el 2017 también pertenece a la comisión médica del grupo.