Estela Arias Estela Arias
3 min de lectura
Estela Arias Estela Arias
3 min de lectura

¿Qué es el frenillo labial?

El frenillo labial es el tejido que une la mucosa del labio con la encía que rodea los dientes. Existen los frenillos labiales, y el frenillo lingual, que une la lengua con la encía interior que rodea los dientes.

Está formado de un tejido conectivo muy fibroso, con un tamaño y grosor variable, siendo mayor el frenillo labial superior. Este frenillo puede ser normal, pero a veces se puede desarrollar de manera anómala originando problemas en la salud bucodental.

¿Qué problemas puede ocasionar?

Como hemos comentado, el frenillo labial superior une el labio superior con la mucosa que rodea los dientes. Pero cuando se desarrolla en exceso, se une al paladar, en la parte del centro, justo detrás de los dientes. Con el tiempo y el desarrollo del hueso, el frenillo se desplaza hasta la encía, perdiendo su unión con el paladar. Sin embargo, debes saber que, a veces, esto no ocurre de manera adecuada, lo que puede originar problemas en el futuro.

  • Uno de los mayores problemas se produce cuando el frenillo se desarrolla más de lo normal, convirtiéndose en un tejido más grande y grueso. Este se llama frenillo hipertrófico, y se coloca entre los dos incisivos centrales evitando que estos se unan y dejando un espacio entre ellos. Esto originará un diastema, un espacio entre los dos incisivos, con la erupción de los dientes.
  • Otro gran problema que puede originar es el problema de no poder mover el labio superior con normalidad. A veces, el frenillo es mas grueso y corto de lo normal, por lo que el labio no tendrá una movilidad normal, originando problemas para moverlo e, incluso, problemas para pronunciar algunas letras como la P, B o M.

Síntomas y consecuencias

Lo ideal es detectarlo a tiempo, lo que suele tener lugar en la infancia, ya que como hemos comentado, se trata de un problema de desarrollo.

Uno de los principales síntomas que nos hace sospechar de este problema es la presencia del diastema, es decir, la separación entre los incisivos centrales superiores o comúnmente conocidos como “palas”. Pero para ello debes acudir al dentista, que será la persona adecuada para que realice un estudio y descarte otras posibilidades que hayan originado este diastema.

Tener frenillo labial hipertrófico puede originar varias consecuencias que pueden perjudicar a la salud bucodental. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Presencia de un diastema que impedirá tener una oclusión adecuada. Los dientes no se colocan en su posición adecuada, y, por lo tanto, la oclusión o mordida de los dientes no es correcta originando problemas mayores.
  • Puede ocasionar labio corto impidiendo así un correcto sellado labial con el labio inferior. Esto origina la imposibilidad de respirar únicamente por la nariz, teniendo una respiración bucal que originará más problemas en la salud bucodental.
  • Problemas para pronunciar algunas palabras o fonemas. Puede presentar problemas de movilidad del labio, por lo que no deja que el labio se mueva con la movilidad necesaria para generar algunos sonidos.
  • Además estos problemas en la movilidad pueden originar problemas a la hora de la higiene diaria bucodental, originando así problemas en las encías como gingivitis o periodontitis.

Tratamiento del frenillo labial hipertrófico

Si sospechas que tu hijo presenta este tipo de problema, lo ideal es que acudas a tu dentista de confianza para que estudie el caso.

En primer lugar, el profesional valorará la edad del niño, su desarrollo y el proceso de erupción de los dientes. Una vez haya realizado las pruebas y exploraciones pertinentes, y diagnostique el frenillo como hipertrófico, te explicará las consecuencias que puede originar en la salud bucodental de tu hijo y el tratamiento que se debería hacer para corregirlo.

El tratamiento consiste en una pequeña cirugía llamada frenectomía. Es una intervención muy sencilla e indolora ya que se coloca anestesia local en la zona. Se realiza una pequeña incisión en la inserción baja del frenillo, liberando así de la zona interincisal, entre los dos incisivos centrales. La recuperación es muy rápida. Pero, después de la misma, es posible que se deba realizar un tratamiento de ortodoncia para recolocar los dientes y cerrar así el diastema interincisial.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Estela Arias
Estela Arias
La Dra. Arias es nuestra Coordinadora de la Especialidad de Ortodoncia en Vitaldent desde el año 2013 a la fecha.