Gustavo Camañas Gustavo Camañas
5 min de lectura
Fecha de revisión: 19 mayo 2022
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
5 min de lectura
Fecha de revisión: 19 mayo 2022

Las muelas del juicio son piezas dentales que, debido precisamente a su ubicación, ocasionan diversos problemas. El más común es el relativo a la falta de higiene. Y es que, al encontrarse en la parte posterior de la boca, resulta algo más complejo acceder a ellas con el cepillo de dientes. Y, por tanto, es frecuente que se tiendan a acumular restos de comida.

Pero, además, otro problema muy frecuente tiene que ver con el dolor. Las muelas del juicio suelen salir en la edad adulta, cuando el resto de dientes ya han erupcionado. Este hecho provoca que, al intentar abrirse paso, ocasionen dolor y numerosas molestias.

Dicho todo esto, vamos a empezar a recordar cómo son estas piezas dentales y cuál es su función en la boca. Y, a continuación, contaremos qué hacer ante el dolor de la muela del juicio.

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio -también conocidas como cordales- son los terceros molares. Se ubican en la zona más posterior de la boca, tras los segundos molares. Normalmente, los adultos tienen cuatro muelas del juicio: dos en la parte superior y dos en la parte inferior de la dentadura. 

Como ya hemos apuntado, los cordales son las últimas piezas dentales en erupcionar. Y, en una gran cantidad de ocasiones, tardan muchos años en salir y, cuando lo hacen, no erupcionan por completo. El hecho de que no lleguen a salir del todo, entre otros motivos por la falta de espacio, es lo que causa el dolor y las molestias.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que los terceros molares no tienen, en realidad, una función en la boca. Es decir, no resultan imprescindibles para nuestra vida diaria, ni siquiera para masticar. Esto hace que, la inmensa mayoría de los dentistas, recomienden extraer las muelas del juicio en cuanto empiezan a ocasionar dolor o molestias.

¿Cuándo salen las muelas del juicio?

Lo más habitual es que las muelas del juicio salgan entre los 17 y los 25 años de edad. Es por esto, precisamente, por lo que se denominan del “juicio”, para reflejar el paso a la madurez y la edad adulta. 

No obstante, aunque suelen aparecer a esta edad, lo cierto es que cada persona puede desarrollarlas en diferentes etapas. Algunas, incluso, no llegan a tenerlas nunca.

¿Por qué las muelas del juicio generan dolor?

El dolor de las muelas del juicio puede deberse a diferentes causas. Las más habituales son las siguientes.

  • Falta de espacio durante la erupción

El dolor de la muela del juicio puede deberse a que, durante el proceso de erupción, la pieza dental no cuenta con espacio suficiente para salir. Esto se debe a dos motivos: el resto de dientes ya han erupcionado y la muela del juicio se localiza en la parte posterior de la boca. Si no tiene margen para salir, ejerce fuerza y provoca una sensación de dolor y presión.

En algunas situaciones, durante el proceso de erupción de la muela del juicio, se puede producir una infección a causa de un crecimiento bacteriano en la zona de las encías. Esto provoca un dolor de la muela del juicio muy intenso, inflamación, enrojecimiento de la encía y, a veces, supuración de pus a causa de la infección.

  • Caries

Una vez que los cordales han salido, también pueden causar dolor. Dicho dolor puede deberse a la enfermedad bucodental más común: la caries. La caries en las muelas del juicio resulta habitual, ya que al situarse en la parte posterior de la boca es más complicado cepillarlas y realizar una higiene correcta.

¿Cómo aliviar el dolor de la muela del juicio?

Las muelas del juicio originan un dolor muy intenso que puede resultar, incluso, insoportable para muchas personas. 

Por ello, a continuación, te vamos a dar una serie de consejos para aliviar el dolor de la muela del juicio.

  • Apóyate en la medicación: la toma de analgésicos y antiinflamatorios ayuda a calmar el dolor. Pero recuerda que todo medicamento debe ser pautado por un médico o dentista, así es que consulta primero con el profesional.
  • Coloca frío o calor en la zona: el cambio de temperatura ayuda a calmar la sensación de dolor. Para ello, el procedimiento más correcto es aplicar calor o frío durante veinte minutos y descansar durante cinco, aproximadamente.
  • Mantén una limpieza bucal exhaustiva: continúa cepillando tus dientes con normalidad, aunque te duela. Es fundamental evitar cualquier tipo de infección, ya que un proceso infeccioso te generaría más dolor.
  • Enjuágate con agua caliente y sal: este colutorio casero ayuda a calmar el dolor y la sensación de hinchazón. Además de esto, existen una serie de remedios caseros que te ayudarán a aliviar el dolor de muela momentáneamente.

En cualquier caso, debes tener en cuenta que todos estos consejos sirven para aliviar el dolor de forma momentánea. Sin embargo, mientras el proceso de erupción continúe, estarás expuesto a experimentar dolor. 

Por este motivo, lo más recomendable es acudir al dentista cuando se empiezan a notar los primeros síntomas. De esa manera, el odontólogo podrá tratar la causa del problema y evitar mucho dolor y molestias. 

¿Cuál es el tratamiento para el dolor de la muela del juicio?

Para poder planificar el tratamiento más adecuado para el dolor de la muela del juicio, lo ideal es acudir al dentista. Así, el profesional podrá llevar a cabo una exploración, emitir un diagnóstico y, finalmente, recomendar un plan de tratamiento.

En primer lugar, el odontólogo determinará si existe una infección activa en la zona. Y, en caso de que esta sea la causa del dolor, administrará una terapia antibiótica. En este punto, cabe recordar que es fundamental eliminar la infección mediante antibiótico antes de realizar cualquier tratamiento. 

En el caso de que el problema esté causado por una caries, el dentista realizará un empaste dental. Con ello, limpiará la caries, retirará la superficie dental dañada y colocará un material biocompatible para empastar la muela.

Por el contrario, si el origen del dolor se debe a la falta de espacio o a una pulpitis, la solución consistirá en la extracción de la muela del juicio. Esto se podrá realizar mediante una extracción simple -en caso de que la muela haya erupcionado- o mediante una cirugía –en caso de que el molar no haya erupcionado o lo haya hecho parcialmente-.

Conclusiones

Se estima que, aproximadamente, el 90% de las personas experimentan ciertas complicaciones cuando salen las muelas del juicio. Como ya hemos mencionado, lo más probable es que las molestias se deban a la falta de espacio o a la caries, muy frecuente en estos molares.

Si quieres aliviar el dolor causado por una muela del juicio, te recomendamos seguir los consejos explicados en este artículo. Eso sí, ten en cuenta que dichas indicaciones sirven para reducir el dolor en el momento.

Cuando una muela del juicio empieza a doler, nuestra recomendación como profesionales es siempre la misma: acude cuanto antes a tu dentista de confianza para que estudie tu caso y te pueda aportar la mejor solución posible a tu problema.

En muchas ocasiones, el dolor de la muela del juicio aparece y desaparece. Sin embargo, debes tener en cuenta que, hasta que no se aborde la raíz del problema, las complicaciones no cesarán por completo.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.