Dr. Rafael Alvarado Dr. Rafael Alvarado
4 min de lectura
Revisado por la Comisión Médica
Dr. Rafael Alvarado Dr. Rafael Alvarado
4 min de lectura
Revisado por la Comisión Médica

¿Sabes en qué consiste el injerto de hueso dental? Este procedimiento tiene la finalidad de promover la formación de masa ósea en aquellas zonas de la cavidad oral donde se ha perdido. Para ello se utilizan diferentes tipos de injertos y técnicas quirúrgicas. Sigue leyendo para saber más sobre este tratamiento odontológico.

Puntos claves

  • Un injerto de hueso dental es un procedimiento quirúrgico que estimula la regeneración de la masa ósea que da soporte al implante. Se hace por medio de materiales biológicos o sintéticos.
  • El objetivo principal es recuperar el hueso suficiente para colocar implantes y reponer piezas dentales ausentes.
  • El injerto óseo también permite restaurar una anatomía saludable y una funcionalidad correcta de la boca.

¿Qué es el injerto de hueso dental?

Un injerto de hueso dental es una técnica quirúrgica que permite aumentar la masa ósea en el maxilar o la mandíbula. Mediante la implantación de material de injerto se promueve la regeneración de las células óseas con el fin de aumentar su volumen y restaurar tanto su capacidad de soporte como su estética.

Este tratamiento puede tener diferentes finalidades. La más habitual es proporcionar el soporte necesario para la colocación de implantes.

¿Qué materiales se utilizan para un injerto de hueso dental?

El tipo de materiales que se utilizan para los injertos óseos depende de su origen:

  • Autoinjerto o autólogo: se obtiene de hueso del propio paciente, de la misma zona a tratar o de otras partes del cuerpo.
  • Xenoinjerto o heteroinjerto: procede de la matriz ósea de animales o de minerales.
  • Aloinjerto u homoinjerto: tiene como origen a individuos de la misma especie.
  • Injerto aloplástico: de elaboración sintética.

El injerto de hueso dental es una técnica recomendada para aquellos pacientes que han perdido masa ósea por ausencia de piezas dentales o periodontitis grave.

¿Cómo se hace el injerto de hueso dental?

En primer lugar, se realiza un estudio y un escáner 3D de la zona. Este paso es necesario para evaluar el volumen y la calidad del hueso.

A continuación, se procede a la cirugía mediante anestesia local. La técnica depende del tamaño y de la ubicación del hueso a tratar.

Por último, se introduce el injerto elegido y se sutura la encía.

Tipos de técnicas de injertos

Existen diferentes técnicas para injertar el hueso dental, según las necesidades del paciente.

Injerto en bloque

Se injerta un bloque de hueso y se ancla mediante tornillos de titanio. Se puede hacer, por ejemplo, con el propio hueso de la mandíbula del paciente.

Cirugía ósea guiada

En la cirugía ósea guiada se cubre todo el espacio de hueso perdido con el material de injerto. Después se recubre con una membrana de protección la cual se fija para el injerto quede inmóvil.

Elevación de seno maxilar

Esta técnica es adecuada cuando hay que poner implantes en la parte superior y posterior de la cavidad oral y la altura ósea es insuficiente. Para realizarlo, existen diferentes vías según la cantidad de hueso que sea necesario regenerar. Puede ser a través del mismo orificio a través del cual se va a colocar el implante o puede ser a través de una ventana en el hueso, por la cual el cirujano accede al seno maxilar (cavidad debajo de las órbitas de los ojos), levanta la membrana que lo reviste y rellena ese espacio con el injerto.

Expansión ósea

El procedimiento de expansión ósea se recomienda cuando la cresta del hueso (borde donde nace el diente) no tiene la anchura necesaria para soportar el implante. En ese caso, el cirujano hace un corte longitudinal en el hueso para introducir los implantes y el material de injerto en los espacios vacíos.

¿Necesitas un injerto de hueso dental? Pide tu cita aquí

Recomendaciones para el posoperatorio

El paciente puede tener algunas molestias como inflamación o dolor después de la intervención. Por este motivo, el profesional suele recomendar algunos fármacos antiinflamatorios o analgésicos.

Además, hay algunos consejos que te pueden ayudar a aliviar estos síntomas:

  • Aplica frío sobre la zona afectada: utiliza siempre una tela o paño para proteger la piel del contacto directo con la bolsa congelada y evita hacer presión sobre la zona.
  • Debes seguir una dieta a base de alimentos blandos y fríos durante el posoperatorio.
  • No te enjuagues la boca durante las horas posteriores a la cirugía para facilitar la formación del coágulo.
  • Durante unos días es preferible que no realices deporte o esfuerzo físico importante.
  • Ten en cuenta que fumar puede afectar al proceso de cicatrización y regeneración.

¿Qué beneficios tiene el injerto de hueso dental?

La mayoría de intervenciones de injertos óseos se realizan con el fin de colocar implantes dentales. Por lo tanto, la ventaja principal de este tratamiento es que facilita la recuperación de dientes perdidos cuando el hueso dental no tiene el volumen suficiente. De este modo, el paciente evita tener que usar prótesis removibles (dentaduras postizas).

Por otro lado, la recuperación del hueso es ideal para mantener una buena anatomía y funcionalidad de toda la cavidad oral. Además, esta se refleja en el rostro y puede afectar a la estética de las facciones.

¿Qué límites tiene el injerto de hueso dental?

El profesional debe hacer un estudio previo a la intervención para valorar la técnica y el material más adecuado.

Es importante tener en cuenta que la colocación de implantes no debe realizarse en los siguientes casos: pacientes con enfermedades sistémicas sin controlar (diabetes no controlada), afecciones cardiovasculares graves, patologías autoinmunes, trastornos de coagulación o problemas importantes de cicatrización. El riesgo también es mayor en personas muy fumadoras o con una higiene oral deficiente.

¿Cuándo es necesario un injerto de hueso dental?

Este tratamiento es adecuado para aquellas personas que tienen una falta de tejido óseo adecuada. La causa principal es la ausencia de piezas dentales durante mucho tiempo, lo que provoca una reabsorción ósea progresiva.

También es necesario cuando el paciente padece una enfermedad periodontal grave. La periodontitis en una etapa avanzada produce una destrucción del hueso hasta provocar la caída del diente.

¿Tienes interés en saber más sobre el injerto de hueso dental? ¿Quieres conocer todas las opciones disponibles antes de ponerte implantes? Visita tu clínica Vitaldent más cercana para saber qué tratamientos te pueden ayudar a cuidar tu salud oral.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Dr. Rafael Alvarado
Dr. Rafael Alvarado
Rafael Alvarado es coordinador médico del área de Cirugía e Implantología de Donte Group. Es licenciado en Odontología por la Universidad Complutense de Madrid, y máster en Cirugía, Periodoncia y Rehabilitación en Implantología por la Universidad Católica San Antonio de Murcia. Está formado en nuevas tecnologías en cirugía oral, donde ha desarrollado técnicas destinadas a ofrecer tratamientos más predecibles y mejorar la calidad asistencial. Ha desempeñado labores de coordinación médica en multinacionales del sector dental, liderando grandes equipos médicos, asesorando y resolviendo casos complejos, desarrollando protocolos de actuación y formando a más de un millar de odontólogos.