El blog de Vitaldent

El blog en el que encontrarás hábitos, tratamientos y consejos de salud dental

Categorías

¿Por qué se nos hace la boca agua y qué significa esta frase?

El lenguaje popular está lleno de frases hechas relacionadas con la boca, la lengua y los dientes. “Hincar el diente a algo”, “enseñar los dientes”, “salir a pedir de boca” o “soltar la lengua” son sentencias que expresan de manera gráfica lo que nos pasa en ciertas ocasiones.

Una de las más curiosas y utilizadas es la de “hacérsele a uno la boca agua”. Lo que significa es más que sabido por todos (desear algo que nos parece muy apetecible), pero ¿por qué esa frase exactamente y cuál es su origen?

Fue el psicólogo Iván Pávlov, a finales del siglo XIX, el primero en observar que se pueden condicionar los reflejos en animales y personas. Lo enunció en su Ley del Reflejo Condicional. Observando a perros en su laboratorio, Pávlov llegó a la conclusión de que si acostumbraban a los animales a escuchar un timbre a la vez que olían comida (estímulo que produce la salivación), tras varias veces los canes salivaban directamente sólo con escuchar el timbre sin necesidad de oler la comida.

Descarga la guía gratuita: Hábitos saludables para tu boca

 

¿Por qué salivamos?

Segregar saliva es vital para las personas. Su composición es en un 99% agua y contiene sustancias importantes para la digestión y la salud bucodental (protege la superficie interna de la boca y los dientes debido a su PH alcalino). Cuando la cantidad disminuye se pueden presentar problemas como caries, irritación de la mucosa e incluso pérdida de piezas.

En principio la salivación es un estímulo asociado a la comida y su olor, pero el cerebro puede asociar la respuesta a estímulos de otro tipo como la vista, un simple recuerdo u otros más complejos según cada experiencia personal. La salivación se vincula a estímulos positivos, a alegría y emoción.

Es decir, cuando estamos alegres nuestro cuerpo segrega más saliva, acción que protege nuestra boca. Por lo contrario, situaciones de nerviosismo o ansiedad reducen el nivel de saliva, lo que hace que las defensas de nuestra boca sean menores.

Una vez más la ciencia demuestra que ser feliz es saludable, no sólo a nivel mental sino también corporal.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.