Gustavo Camañas Gustavo Camañas
5 min de lectura
Fecha de revisión: 22 abril 2022
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
5 min de lectura
Fecha de revisión: 22 abril 2022

La posibilidad de rechazar un implante dental es uno de los principales motivos de preocupación de las personas que se van a someter a una cirugía implantológica.

Pero, para comenzar a derribar este mito, es importante tener en cuenta un dato: si la cirugía se realiza correctamente, el riesgo de fracaso de los implantes dentales es de tan solo el 1%.

Antes de comenzar a detallar por qué se produce el rechazo de los implantes dentales, es conveniente aclarar, precisamente, lo que se entiende por rechazo.

¿Qué es el rechazo de un implante dental?

Cuando escuchan este concepto, muchas personas piensan que los implantes dentales fallan por una alergia o el rechazo del propio cuerpo.

Sin embargo, esto no es así. Más bien, los problemas relacionados con los implantes dentales se producen por una mala cicatrización tras la cirugía.

O, por explicarlo de una manera más técnica, por una serie de contratiempos que ocurren durante el proceso de osteointegración.

La osteointegración es el periodo de tres meses a seis meses que tiene lugar tras la cirugía.

En este tiempo, debe producirse la unión del implante con el hueso maxilar del paciente.

Si un implante dental es rechazado, se crea un tejido blanco entre el hueso y el implante.

Por así decirlo, es como si en este periodo se creara nuevo hueso artificial alrededor del implante, lo que hace que este se sujete y no se caiga.

Algunas veces, este proceso de osteointegración falla. Es decir, no se crea el hueso suficiente alrededor del implante y este no puede anclarse adecuadamente.

Lo que ocurre es que, en vez de crearse el hueso, se forma un tejido fibroso entre el implante y el hueso, evitando así su sujeción.

Esto es, por tanto, lo que conocemos como “rechazo del implante dental”: un fallo en el proceso de osteointegración.

¿Qué pasa si falla un implante dental?

Cuando el proceso de osteointegración falla, se debe retirar el implante.

Tras la retirada, el implantólogo limpiará el lecho óseo y realizará los procedimientos necesarios para dejar la zona preparada para la colocación de un nuevo implante.

Una vez se realice la cirugía y se coloque otro implante, comenzará un nuevo proceso de osteointegración.

En este punto, es importante destacar que, el hecho que el implante anterior haya fallado, no significa que el nuevo también lo vaya a hacer.

Es decir, el rechazo se ha podido producir por un problema puntual que no tiene por qué repetirse.

A continuación, vamos a repasar los motivos más habituales por los que se produce el fallo de los implantes.

Fallos de los implantes dentales

¿Cuáles son las principales causas de rechazo de los implantes dentales?

Como ya hemos comentado, el rechazo se produce al no completarse adecuadamente el proceso de osteointegración.

Las principales causas de rechazo de los implantes dentales son las siguientes:

1- Problemas relacionados con la cirugía

Como no podía ser de otra manera, la experiencia y habilidad del implantólogo que lleva a cabo la operación juegan un papel fundamental.

Sin ellas, es más probable que se produzcan contratiempos relacionados con una mala planificación de la cirugía, el uso de una técnica quirúrgica inadecuada o la aparición de infecciones.

2- Problemas relacionados con la prótesis o el implante

Además de la propia cirugía, las marcas y materiales utilizados para rehabilitar la boca del paciente también son clave.

Por ello, si al paciente se le coloca una prótesis mal diseñada o unos implantes de baja calidad, será más probable que experimente problemas.

3- Higiene bucodental insuficiente

Los pacientes que tienen una mala higiene oral tienen más riesgo de experimentar problemas de osteointegración.

Esto se debe a que una higiene bucodental insuficiente puede dar lugar a procesos inflamatorios e infecciosos. El más agresivo es conocido con el nombre de periimplantitis, que es similar a la periodontitis o piorrea, pero que se produce en personas que llevan implantes dentales.

4- Tabaquismo

El hábito de fumar retrasa la cicatrización y aumenta el riesgo de infecciones. Por ello, los pacientes fumadores tienen más probabilidades de experimentar complicaciones durante el proceso de osteointegración.

5- Enfermedades sistémicas no controladas

Cuando el paciente tiene una enfermedad de base que no está siendo correctamente tratada, por el motivo que sea, también tiene más riesgo de presentar complicaciones durante el proceso de osteointegración.

El ejemplo más frecuente de ello es el de los pacientes con diabetes.

¿Cuáles son los síntomas de rechazo de los implantes dentales?

Una vez que hemos abordado las principales causas de rechazo, vamos a detallar cuáles son los signos con los que se manifiesta:

1- Molestias o dolor

El dolor y las molestias pueden producirse tanto de manera espontánea como al presionar o tocar ligeramente el implante.

2- Movilidad del implante

Una vez colocados, los implantes no deben moverse. La movilidad puede ser un síntoma de que están siendo rechazados.

Hay algunas veces en las que es el propio paciente el que se da cuenta de que sus implantes se mueven.

Otras veces, es el implantólogo el que detecta, al realizar la revisión, que el implante se mueve.

3- Infección

Si alrededor del implante aparecen signos como el pus o el enrojecimiento, es posible que se haya infectado.

En muchas ocasiones, los pacientes no sienten dolor. Y, por ello, no se enteran del fallo del implante hasta la cita de revisión con el implantólogo.

Pero, otras veces, se desarrolla una periimplantitis, que provoca dolor e inflamación en la zona. Si esto te sucede, debes acudir cuanto antes a tu dentista.

¿Cómo evitar el rechazo de los implantes dentales?

A continuación, vamos a explicar una serie de consejos que debes seguir tras la colocación de un implante dental:

  • Acude a una clínica dental de confianza: elige un implantólogo que tenga experiencia en el tratamiento y utilice buenos materiales. Por ejemplo, en los centros Vitaldent solo trabajamos con marcas de implantes europeas y de alta gama.
  • Mantén una buena higiene oral: para prevenir las infecciones es fundamental extremar la higiene. Cepíllate después de cada comida y no olvides utilizar el hilo dental.
  • No fumes: el tabaco retrasa la cicatrización de la zona y aumenta el riesgo de infecciones.
  • Toma la medicación pautada: respeta tanto los medicamentos como las dosis que te haya recetado el implantólogo. No recurras a medicación que no haya sido prescrita por él.
  • Evita comer alimentos duros y calientes: durante unos días, la zona intervenida estará sensible y podrá sangrar. Prioriza la ingesta de comidas blandas y frías.
  • Acude a las revisiones: tras la cirugía, el implantólogo te informará sobre la periodicidad con la que debes acudir a la consulta. Respeta esta frecuencia porque, si surge algún problema, tu dentista lo detectará a tiempo.

Conclusiones

Como ya hemos explicado, el porcentaje de rechazo de un implante dental es mínimo. Si eliges un buen implantólogo, respetas sus indicaciones postoperatorias y acudes a las revisiones pautadas, es muy poco probable que surjan complicaciones durante el tratamiento.

Por ello, te aconsejamos que afrontes la cirugía con tranquilidad. Hay un gran porcentaje de pacientes adultos que llevan implantes y, cada día, se realizan miles de intervenciones con éxito.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.