María Latorre María Latorre
4 min de lectura
María Latorre María Latorre
4 min de lectura

¿Te ha aparecido un bulto en la boca y sospechas que podría ser un mucocele? ¿No es doloroso, pero te preocupa y te molesta al comer o al hablar? En este artículo, conocerás qué es este tipo de quiste mucoso oral que afecta sobre todo a niños y adolescentes. Sigue leyendo para descubrir en qué consiste, cuáles son sus causas, cómo se puede tratar y cuál es la mejor manera de prevenirlo.

¿Qué es el mucocele?

El mucocele es la lesión más común de la mucosa oral. Se trata de un bulto que aparece en el interior de la cavidad oral debido a una alteración en una glándula salival menor. Esta provoca una acumulación de mucosa y un aspecto parecido a una ampolla con tonos transparentes o azulados.

El mucocele se suele ubicar en el paladar, en la lengua, en la parte interna de las mejillas o alrededor de los labios.

También debes saber que el mucocele debajo de la lengua recibe un nombre específico: ránula. Aunque es el mismo tipo de lesión, suele tener un tamaño más grande y, por lo tanto, resulta más molesto al hablar o al comer.

¿Cómo sé si tengo un mucocele?

Para confirmar que se trata de este tipo de quiste, lo más adecuado es que acudas al odontólogo. No obstante, estas características te pueden orientar sobre su diagnóstico:

  • No causa dolor.
  • Tiene cierta movilidad.
  • Su textura es suave y su forma es redonda.
  • La superficie es de color translúcido o azulada.
  • Por lo general, mide entre 1 y 10 mm, aunque puede llegar hasta los 2 cm.

¿Por qué aparecen los mucoceles?

La causa principal de su aparición es un traumatismo, en especial por una mordedura en el labio (mucocele labial). La lesión implica una rotura de una glándula salival y una posterior fuga de saliva. La secreción mucosa se va acumulando en el tejido epitelial y va formando un bulto o nódulo.

Además de la mordedura, otra posible causa del mucocele en la boca puede ser la rozadura de los aparatos de ortodoncia o determinadas prótesis dentales removibles que están mal ajustadas. El contacto continuado con la mucosa oral puede ocasionar la aparición de este molesto quiste.

Tipos de mucoceles

Debes saber que hay dos tipos de mucoceles según su origen:

  • Por extravasación: es el más frecuente y suelen padecerlo niños y adolescentes. El 70 % de los mucoceles afectan a menores de 20 años. Su causa es un traumatismo (mordedura, piercing, roce por ortodoncia, etc.). Su ubicación más habitual es debajo del labio.
  • Por retención: es poco habitual y suele darse en adultos a partir de los 30 o 40 años. En este caso, se debe a una obstrucción de los conductos salivales por la presencia de impurezas en la saliva. Estas se juntan y forman un litio o piedra que rompe la glándula.

Tratamiento del mucocele

El mucocele no es doloroso ni grave, pero sí suele ser muy molesto y, en algunos casos, visible. La mayoría de las veces tiende a reabsorberse de manera espontánea sin ningún tratamiento.

Hay dos cuestiones que debes tener en cuenta: en primer lugar, no dudes en ir al dentista para confirmar que se trata de este tipo de quiste y así evitar cualquier duda.

En segundo lugar, has de saber que los mucoceles suelen ser recidivantes, es decir, pueden reaparecer y cronificarse. Cuando esto sucede, puede ser necesaria una cirugía local.

Cirugía para extirparlo

El procedimiento quirúrgico es muy sencillo y se realiza con anestesia local. La operación consiste en extirpar la superficie externa del mucocele. No es suficiente con desinflamar y drenar el nódulo, ya que en ese caso podría volver a llenarse después de cicatrizar.

Después, deberás seguir algunas recomendaciones. En general, suele ser una dieta blanda y evitar alimentos y bebidas calientes. Para apoyar la recuperación, podrían prescribirte antiinflamatorios y enjuagues con clorhexidina durante algunas semanas para evitar molestias e infecciones.

Hoy en día también se tratan algunos mucoceles con crioterapia (aplicación de frío extremo para congelar y eliminar el quiste). Asimismo, el láser es otra opción muy cómoda que facilita la recuperación del paciente.

¿Se puede prevenir?

La principal forma de prevenir este quiste benigno consiste en evitar morderte los labios. Sin embargo, si en tu caso se debe a rozaduras por ortodoncia, puedes conseguir cera de ortodoncia, un producto específico que se adhiere al aparato para prevenir el daño en la mucosa oral.

​Por otro lado, hay algunos hábitos que favorecen la aparición de mucoceles. Por ejemplo, morder bolígrafos u otros objetos duros, o el consumo de tabaco (que causa una inflamación crónica). Si, en cambio, realizas algún deporte que puede causar lesiones en la boca, no olvides emplear un protector bucal.

Recuerda que los piercings también te exponen a un mayor riesgo de sufrir estos nódulos. Cualquier perforación en los labios puede infectarse. Por ello, elige un profesional que lleve a cabo el trabajo con la máxima higiene y esterilización de los instrumentos.

Por último, algunas personas tienden a morderse los labios o el interior de las mejillas como hábito nervioso. Es lo que se conoce como dermatofagia. En este caso, sería preciso un apoyo a nivel psicológico para corregir esa conducta.

¿Crees que podrías tener un mucocele y te preocupa que no desaparezca? ¿Han pasado varias semanas desde que notaste la aparición del bulto? ¿Te causa molestias al tragar o al hablar? Visita una de las clínicas de Vitaldent, presentes en toda España, para que un odontólogo pueda examinar la lesión y prevenir cualquier complicación del quiste.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
María Latorre
María Latorre
Coordinadora Médica Odontología Integrada, Endodoncia y Periodoncia
María Latorre es coordinadora médica del área de Periodoncia y Endodoncia del Grupo Vitaldent. Es licenciada en Odontología por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y cuenta con el máster en Odontología Integrada de la misma institución. Además, completó sus estudios superiores con el máster en Cirugía Oral, Implantología y Periodoncia de la Universidad de Málaga. Fruto de su interés por mantenerse actualizada, también cuenta con posgrados y cursos de prótesis y distintas técnicas quirúrgicas.