Dr. Rafael Alvarado Dr. Rafael Alvarado
2 min de lectura
Dr. Rafael Alvarado Dr. Rafael Alvarado
2 min de lectura

A pesar de que casi todos estamos familiarizados con tratamientos como los implantes dentales existen muchos conceptos ligados a esta técnica que desconocemos. Uno de ellos es el de la osteointegración que podemos definir como el proceso en el que el hueso se une con la raíz de titanio del implante. Vamos a abordar todo ello a continuación.

En concreto, gracias a la osteointegración se consigue que el implante se integre de forma directa, sólida y duradera en el maxilar. Sin duda, esto es básico para conseguir unos buenos resultados y una fijación adecuada.

No podemos olvidar, tal y como se recoge en este artículo publicado por Elsevier, que “el éxito quirúrgico de los implantes está directamente relacionado con un proceso de interacción con el hueso (osteointegración)”.

La osteointegración fue descubierta en 1952 gracias a las investigaciones del investigador sueco Per-Ingvar Branemark. Este médico averiguó que el tejido óseo se adhiere con firmeza al titanio. Tal hallazgo le valió la consideración de padre de la implantología dental y  muy avispadamente trasladó estos conocimientos a la medicina en humanos

¿Por qué puede fallar la osteointegración?

Por lo tanto, esta fase es de vital importancia, pero –como decíamos– a veces no se logran los resultados esperados y fracasa la cicatrización. ¿Por qué puede suceder esto? Se barajan diversos factores:

  • El tabaquismo, ya que puede retrasar el proceso de cicatrización.
  • La ingesta de ciertos medicamentos —como los bifosfonatos— que impiden que el hueso pueda regenerarse adecuadamente y puede ocasionar osteonecrosis. Estos fármacos se emplean en algunas personas que padecen osteoporosis o cáncer.
  • La edad avanzada de los pacientes.
  • Enfermedades sistémicas —como la diabetes— y también las patologías inmunológicas, entre otras, y que no se encuentran controladas.
  • Patologías periodontales, es decir, enfermedades de las encías y el hueso que no se encuentran controladas.

¿Cuáles son los pasos para una osteointegración?

Para que este tratamiento se lleve a cabo, se deben cumplir una serie de pasos. Los abordamos a continuación:

  1. El estudio y la planificación previa.
  2. Colocación de la raíz de titanio que se emplazará en el lugar de la pieza dental perdida.
  3. Tras pasar cerca de 24 horas, se formará un coágulo de sangre en el implante colocado, así comienza el proceso de osteointegración. Tras una semanas se formará un material reticular alrededor del implante. Este se irá mineralizando.
  4. Comienza la osificación del material reticular que suele durar unos dos meses.
  5. Finalmente se mineraliza por completo. Este proceso se alarga normalmente entre tres y cuatro meses.
  6. Es ahora cuando el implante ya estará integrado en el hueso.
  7. Se puede colocar el diente artificial sobre la raíz de titanio y será una pieza más de la dentadura del paciente.

Dicho todo esto, y si tienes previsto someterte a un procedimiento de implantología dental, pero tienes dudas al respecto, te animamos a que acudas cuanto antes a una de nuestras clínicas y pidas cita con cualquiera de nuestros profesionales de Vitaldent para que evalúen tu caso y resuelvan cualquier duda que puedas albergar.

Dr. Rafael Alvarado
Dr. Rafael Alvarado
Responsable de Implantología y Cirugía Bucal Licenciado en Odontología en la Universidad Complutense de Madrid Máster en Cirugía y Periodoncia en Implantología. Especializado en el campo de las últimas tecnologías en cirugía oral, implantología y prótesis, donde ha desarrollado e implementado nuevas técnicas y procedimientos destinados a ofrecer tratamientos más predecibles, y mejorar la calidad asistencial de los pacientes. A lo largo de su carrera profesional ha desempeñado labores de Coordinación Médica en multinacionales del sector dental, liderando grandes equipos médicos, asesorando y resolviendo casos complejos, desarrollando protocolos de actuación, y formando a más de un millar de odontólogos.