Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Quiénes somos

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

  1. plantilla blog

Comienza el contenido principal

 

Fin del contenido principal

Pide tu cita

Te llamamos

Llagas en la boca: ¿Sabes cómo se producen y cómo se tratan?

13-
02-
2020

¿Cuántas veces ha pasado que notamos algo raro en el interior de la mejilla, en la lengua o en el labio, que pica un poco,  molesta a la hora de comer o hablar y nos damos cuenta de tener una llaga en la boca? Estamos teniendo un afta.

¿Qué son las aftas o llagas en la boca?

El término tiene origen del Greco “αφθα” (afta) y significa “úlcera de la boca”, esta se conoce también con el término estomatitis.

Es una llaga que se manifiesta en el interior del cavo oral a nivel de mejillas, boca, lengua, garganta, úvula y paladar.

Son lesiones no infectivas ni contagiosas que no son peligrosas para la salud. Suelen ser molestas los primeros 5-7 días y suelen curar por sí mismas en un periodo que varía de 10-15 días.

¿Qué aspecto tiene?

El afta siendo una ulceración tiene un aspecto de cráter pequeño, de 1-2 mm de diámetro, de forma casi redonda, de color amarillento o blanquecino con un halo eritematoso de color rojizo alrededor. La mayoría de las veces se manifiestan como lesiones únicas, pero también pueden surgir más de 2-3 aftas a la vez.

¿Cuál es la causa de las aftas?

Las causas de las llagas en la boca o aftas no son totalmente conocidas, sí que se asocian la mayoría de las veces a períodos de bajas defensas inmunitarias, estrés, contacto con objetos sucios (sobre todo en los niños) y alergias. También se asocian a traumatismos orales, efectos adversos de algunos medicamentos, traumas, déficit nutritivo como lo de la vitamina B12,  el ácido fólico (vitamina.B9) y hierro, alteraciones hormonales sobre todo durante el periodo de las mujeres y factores genéticos.

Algunos alimentos también pueden facilitar la aparición de llagas en la boca como frutos secos (nueces, sobre todo), piña, algunos quesos y las especias. Se unen también el gluten, el alcohol, el vinagre y algunos alimentos ácidos.

Todo el mundo puede padecer de aftas, con mayor incidencia jóvenes y con el doble de la probabilidad las mujeres debido a alteraciones hormonales.

Los pacientes con mayor riesgo de afectación son aquellos que sufren de

  • Celiaquía
  • Enfermedad de Crohn
  • Síndrome de Behçet
  • Enfermedades autoinmunes
  • AIDS

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de las aftas es de tipo sintomático es decir que no hay una cura para eliminar las aftas, pero hay tratamientos para aliviar las molestias y el dolor así para que podamos reducir el tiempo de curación y la frecuencia de los episodios.

Remedios y prevención contra las aftas

Antes de toda una buena higiene oral es la mejor defensa contra cualquier tipo de patología oral con el fin de prevenir las infecciones bacterianas.

  1. Evitar comidas picantes que `pueden exacerbar el dolor de las aftas sobre todo los primeros días
  2. Evitar comidas duras o cortantes (patatas fritas de bolsa, frutos secos) para prevenir lesiones traumáticas
  3. Evitar chicles
  4. Reducir estrés y ansiedad
  5. Comer sano y averiguar que no haya carencias vitamínicas
  6. Evitar pasta de diente que contenga Sodio Lauryl Sulfato

¿Qué medicamentos se pueden usar?

Hay medicamentos que se pueden aplicar en la zona del afta que sirven para aliviar la molestia.

Estos se aplican con un bastoncillo que se tirará una vez que entre en contacto con el afta (no se puede reutilizar). Son muchos los productos farmacéuticos que se pueden utilizar y tu odontólogo es lo que mejor te puede indicar cuál utilizar que sea el más adecuado para ti.

No te asustes, pero es importante saber que las aftas pueden ser unos de los primeros síntomas del Síndrome di Behçet, una enfermedad muy rara pero grave.

Es fundamental hacer controles periódicos mínimo una vez al año al odontólogo y siempre hacer referencia a él ante cualquier duda sobre nuestra salud oral.

Curiosidades

Los pacientes fumadores sufren menos de aftas porque el fumo engrosa la mucosa oral. De hecho, cuando un paciente deja de fumar es frecuente que pueda sufrir una temporada de aftas. ¡Sin embargo, es mucho mejor aguantar una temporada con unas aftas y dejar de fumar, que fumar! Por el contrario, si el paciente vuelve a fumar las aftas desaparecen, pero el humo puede ser peligroso para nuestra mucosa oral.

Consulta también la Guía de hábitos saludables para el cuidado de tu boca.




Tengo un bulto en la encía: ¿Qué es y cómo se cura?
07-
12-
2021

La presencia de un bulto en la encía suele generar preocupación, especialmente cuando aparece de un día para otro y va acompañado de pus, dolor o irritación. Existen muchos tipos de bultos en las encías. Y, por ese motivo, estas “bolitas” inesperadas también cursan con distintos síntomas. Sin embargo, lo más habitual es que estén […]

¿Qué hacer ante el dolor de la muela del juicio?
13-
02-
2020

¿Qué es la muela del juicio? Las muelas del juicio, también conocidas como cordales, son los terceros molares. Se encuentran tanto en la parte superior como inferior de la dentadura, y se ubican en la zona más posterior de la boca, junto a los segundos molares. Se trata de molares que siempre originan problemas, ya […]

¿Tienes un bulto en el paladar? Descubre qué puede ser y si debes preocuparte
30-
11-
2021

Existen diferentes tipos de bultos en el paladar. Algunos ocasionan dolor o molestias. Sin embargo, hay otros que se desarrollan de manera totalmente asintomática. Sea cual sea la situación, todos los bultos en el paladar deben ser revisados en la consulta del dentista. Esto se debe a que, como ya hemos adelantado, dichas protuberancias pueden […]

¿Se puede sacar una muela infectada? ¿Cómo se hace?
26-
01-
2022

Las infecciones dentales son uno de los principales motivos de urgencia que atienden los dentistas. Una muela, o cualquier otra pieza dental se infecta, cuando las bacterias que están presentes en la boca, o en el ambiente, acceden al interior del diente. Aunque las infecciones dentales pueden deberse a distintas causas, lo más habitual es […]