Gustavo Camañas Gustavo Camañas
3 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
3 min de lectura

¿Cuántas veces nos ha pasado que notamos algo raro en el interior de la mejilla, en la lengua o en el labio, que pica un poco y  molesta a la hora de comer o hablar? Cuando experimentamos esos síntomas, es posible que tengamos una llaga en la boca -también llamada afta-.

El término “afta” tiene su origen en la palabra griega “αφθα”y significa “úlcera de la boca”. A las úlceras en la boca se les conoce, además, con el nombre de estomatitis.

¿Qué son las aftas o llagas en la boca?

Una llaga es una lesión que se localiza en el interior de la cavidad oral, concretamente en labios, mejillas, lengua, garganta, paladar o úvula (campanilla).

Las llagas aparecen de manera prácticamente espontánea. El tiempo que están en la boca varía en función de cada persona. Pero, de la misma manera que aparecen casi de repente, tienden a desaparecer por sí solas con el paso de los días.

¿Qué aspecto tienen las llagas?

El afta es una ulceración que tiene una apariencia de cráter pequeño, de 1-2 mm de diámetro, de forma casi redonda. Por lo demás, su aspecto es de color amarillento o blanquecino, con un halo eritematoso de color rojizo alrededor.

La mayoría de las veces, las llagas se manifiestan como lesiones únicas. Sin embargo, también pueden coincidir más de 2 o 3 aftas a la vez.

¿Cuánto dura una llaga en la boca?

Las llagas son lesiones no infectivas ni contagiosas. Por tanto, no son peligrosas para la salud. 

Eso sí, se caracterizan por ser molestas, especialmente durante los primeros 5-7 días. Tras este periodo inicial más incómodo, las molestias tienden a remitir. Y, pasados 10-15 días, las llagas se curan por sí solas, sin requerir tratamiento médico.

Las principales causas de la aparición de aftas son las defensas bajas, el estrés, las alergias o los traumatismos.

¿Cuál es la causa de las aftas?

Los motivos por los que salen aftas en la boca no son totalmente conocidos. Sin embargo, la mayoría de las veces se asocian a períodos de bajas defensas inmunitarias, el estrés, contacto con objetos sucios (sobre todo en los niños), alergias y factores genéticos. 

Además, otras causas de las llagas en la boca pueden estar relacionadas con algún traumatismo oral, efectos adversos de determinados medicamentos, déficit nutritivo (de vitamina B12, hierro y ácido fólico o vitamina B9) y alteraciones hormonales (menstruación de la mujer).

Por último, hay comidas que pueden facilitar la aparición de llagas en la boca. Por ejemplo, los frutos secos (nueces, especialmente), la piña, algunos quesos y las especias. A este listado, se unen también el gluten, el alcohol, el vinagre y determinados alimentos ácidos.

En general, podemos decir que todo el mundo puede padecer aftas. Eso sí, este tipo de lesiones tienen mayor incidencia en personas jóvenes y mujeres, debido a las alteraciones hormonales.

Los pacientes con mayor riesgo de afectación son aquellos que sufren de

  • Celiaquía
  • Enfermedad de Crohn
  • Síndrome de Behçet
  • Enfermedades autoinmunes
  • VIH/sida

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de las aftas es de tipo sintomático. Es decir, no hay una cura para eliminar las aftas, lo que hay son tratamientos para aliviar las molestias y el dolor causados.

Este tipo de tratamientos, además, permiten reducir el tiempo de curación y la frecuencia de los episodios.

Remedios y prevención contra las aftas

Antes de todo, se debe recordar que una buena higiene de la boca es la mejor defensa contra las patologías orales y las infecciones bacterianas.

Dicho esto, otros consejos que pueden ayudar a lidiar con las llagas en la boca -y prevenir su aparición- son los siguientes:

  1. Evitar comidas picantes que `pueden exacerbar el dolor de las aftas, sobre todo durante los primeros días
  2. Evitar comidas duras o cortantes (patatas fritas de bolsa, frutos secos…) para prevenir lesiones traumáticas
  3. Evitar los chicles
  4. Reducir el estrés y la ansiedad
  5. Comer sano y hacerse una analítica de sangre una vez al año para descartar carencias vitamínicas
  6. Evitar las pastas de dientes que contengan Lauril Sulfato de Sodio

¿Qué medicamentos se pueden usar?

Hay medicamentos que se pueden aplicar en la zona del afta que sirven para aliviar las molestias.

Estos se aplican con un bastoncillo que se tirará una vez que entre en contacto con el afta (no se puede reutilizar). Son muchos los productos farmacéuticos que se pueden utilizar y tu odontólogo es el que mejor te puede indicar cuál es el más adecuado para ti.

No te asustes, pero es importante saber que las aftas pueden ser uno de los primeros síntomas del Síndrome de Behçet, una enfermedad muy rara pero grave.

Por ello, es fundamental hacer controles periódicos, lo que implica visitar al odontólogo al menos una vez al año e informar a este profesional sobre cualquier cambio que haya experimentado nuestra salud oral.

Curiosidades

Los pacientes fumadores sufren menos de aftas porque el humo engrosa la mucosa oral. De hecho, cuando un paciente deja de fumar es frecuente que pueda sufrir aftas durante una temporada. Sin embargo, ¡es mucho mejor aguantar una temporada con unas aftas y dejar de fumar, que fumar! 

Consulta también la Guía de hábitos saludables para el cuidado de tu boca.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.