Gustavo Camañas Gustavo Camañas
4 min de lectura
Fecha de revisión: 22 abril 2022
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
4 min de lectura
Fecha de revisión: 22 abril 2022

Existen diferentes tipos de bultos en el paladar. Algunos ocasionan dolor o molestias. Sin embargo, hay otros que se desarrollan de manera totalmente asintomática.

Sea cual sea la situación, todos los bultos en el paladar deben ser revisados en la consulta del dentista.

Esto se debe a que, como ya hemos adelantado, dichas protuberancias pueden ser de diferente naturaleza y obedecer a causas muy variadas.

El paladar -también llamado cielo de la boca– se sitúa en la parte superior de la cavidad bucal. Está formado tanto por hueso como por una mucosa gruesa y estriada. 

Pero, además, en el paladar están presentes numerosas glándulas salivales, nervios y vasos sanguíneos. 

Dada la variedad de elementos que concurren en él, es de especial importancia que acudas al dentista si notas un bulto.

¿Qué puede ser el bulto en el paladar?

Para saber cuáles son las causas de un bulto en el cielo de la boca, el dentista realizará una exploración clínica y una radiografía, así como cualquier otra prueba adicional que sea necesaria para llegar a un diagnóstico.

Es importante examinar el color, la forma, localización y dureza del bulto en el paladar.

De esta manera, observará la naturaleza del bulto: forma, color, contorno, consistencia, movilidad, localización, etc.

Y, con toda esta información, podrá clasificarlo en un tipo concreto.

Tipos de bultos en el paladar

A continuación, vamos a repasar los diferentes tipos de bultos que existen.

Torus palatino

El torus palatino es una protuberancia ósea de apariencia dura. Suele tener una causa genética, es asintomático y no duele. Por ello, muchos pacientes ni siquiera se dan cuenta de que lo tienen.

Absceso o quiste odontogénico

Un absceso es un pequeño bulto o inflamación que se localiza cerca de algún diente. Es decir, aparece por una infección que afecta a una pieza dental.

Granuloma piogénico

El granuloma piogénico suele aparecer en mujeres embarazadas y tiende a localizarse en la mitad del paladar. Se trata de un abultamiento rosado, blando y de consistencia fina. Además, si se irrita puede llegar a sangrar. Debe eliminarse mediante una leve cirugía de extirpación.

Quiste mucoso o mucocele

El mucocele se genera por la acumulación de moco o por una alteración de las glándulas salivales del paladar. Se trata de un bulto blando, inflamado y con crecimiento muy lento. En algunas ocasiones, llega a desaparecer por sí solo. No causa dolor pero, si resulta incómodo o no desaparece, se debe extirpar mediante una pequeña cirugía.

Adenoma pleomorfo de glándulas salivales

El adenoma pleomorfo es un tumor benigno de las glándulas salivales. Se manifiesta mediante un bulto o masa que se localiza, normalmente, a los lados de la línea media del paladar. Tiene un crecimiento muy lento y, además, no resulta doloroso. Por ello, puede pasar muchos años desapercibido.

Tumor maligno de glándulas salivales

El tumor maligno se presenta como un abultamiento similar al anterior. Sin embargo, tiene un crecimiento mucho más rápido y doloroso. Puede aparecer en cualquier persona, aunque son más susceptibles aquellas que tienen factores de riesgo (fumadores y consumidores habituales de alcohol). 

De todos los tipos mencionados, este último es, sin duda, el más complejo de tratar. Y, dado que los tumores pueden tener diferentes grados de malignidad, es de vital importancia diagnosticarlos y tratarlos cuanto antes.

¿Cómo tratar un bulto en el paladar?

Para poder determinar cuál es el tratamiento más adecuado para un bulto en el cielo de la boca, es fundamental que el dentista realice previamente un diagnóstico

Sin embargo, de manera general, podemos ofrecerte algún ejemplo sobre los diferentes tratamientos que existen:

  • Torus palatino: si es asintomático y no interfiere en ningún otro tipo de tratamiento (una prótesis dental, por ejemplo) no se suele extirpar. Si, por su parte, el bulto compromete un tratamiento o molesta al paciente, se puede extirpar mediante una pequeña cirugía.
  • Abscesos o quistes: es necesario tratar la causa que ha generado el bulto, es decir, la infección. Esto, en función del caso, se puede hacer con antibiótico o mediante un tratamiento de endodoncia.
  • Tumor maligno y granuloma piogénico: en ambos casos, lo más adecuado suele ser realizar una biopsia escisional, eliminar la lesión y analizar la muestra para saber si es necesario llevar a cabo algún tratamiento adicional.

¿El bulto puede ser malo?

Como ya hemos comentado, un bulto en el paladar puede estar originado por diferentes causas y patologías.

Afortunadamente, en la mayoría de ocasiones, el bulto no se debe a un tumor maligno. Sin embargo, es imprescindible estar atentos a las señales de nuestro cuerpo.

De esta manera, cualquier signo extraño debe ser identificado y controlado por un especialista para evitar daños mayores en el futuro. 

Conclusiones

Tal y como has leído, existen numerosos tipos de bultos en el paladar. Cada uno de ellos puede deberse a una causa y tener una apariencia diferente.

Nuestro consejo es que no te fíes de su aspecto. Aunque sea muy pequeño o no te moleste, te recomendamos que acudas al odontólogo para que lo revise.

Si desarrollas el hábito de acudir a la clínica dental cada vez que percibas un hallazgo extraño en tu boca, conseguirás detectar y tratar cualquier problema de salud en una fase temprana.

Y, por supuesto, otra buena costumbre que puedes adquirir a partir de hoy es la de revisar el cielo de tu boca de manera regular

Esto hará que detectes, incluso antes, cualquier pequeño cambio que se produzca en tu cavidad oral.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.