Gustavo Camañas Gustavo Camañas
3 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
3 min de lectura

La anodoncia es un trastorno de escasa prevalencia pero que es necesario tener muy en cuenta, ya que ocasiona inconvenientes severos a las personas que lo padecen. Por ejemplo, dificulta realizar actividades cotidianas como comer. 

En el artículo de hoy abordaremos qué es la anodoncia, por qué se produce y cómo se trata. Dado que puede producirse en bebés, niños o adultos, es fundamental determinar el tratamiento más adecuado para cada caso.

¿Qué es la anodoncia?

La anodoncia es una alteración congénita que se caracteriza por la ausencia total de dientes. Puede afectar tanto a la dentición temporal (de leche) como a la definitiva. Sin embargo, lo más frecuente es detectarla en los dientes temporales. 

Para poder hablar de anodoncia es imprescindible que los dientes faltantes no hayan erupcionado nunca. Por tanto, quedan fuera de este trastorno todas las piezas dentales que se hayan caído a consecuencia de enfermedades (periodontitis, caries…) o traumatismos.

¿Por qué se produce la anodoncia?

La causa de la anodoncia es desconocida. Sin embargo, sí se sabe que es una alteración congénita. Eso quiere decir que se desarrolló durante la gestación, por lo que estaba presente antes del nacimiento de la persona. 

Las principales causas por las que se produce la anodoncia son las siguientes:

  • Factores genéticos: tener un padre o una madre con anodoncia aumenta las probabilidades de padecer esta condición.
  • Alteraciones durante el desarrollo embrionario: la formación de los dientes de leche se inicia en el embarazo. Esto hace que las infecciones y deficiencias nutricionales de la madre gestante puedan provocar falta de piezas dentales. Algunos ejemplos de los problemas de salud que pueden causar anodoncia en los bebés o los niños son la rubéola, la tuberculosis o el raquitismo. 
  • Otros trastornos: los trastornos genéticos recesivos, como las displasias ectodérmicas son una de las principales causas de anodoncia. Estas afecciones se caracterizan por provocar un desarrollo anormal en dientes, piel, cabello o uñas. Además, el síndrome de Down o el síndrome de Kallman también predisponen a padecer anodoncia. 

Los principales tratamientos para solucionar la anodoncia son los implantes y las prótesis dentales.

¿Cómo detectar la anodoncia?

Dado que lo más frecuente es que la alteración se manifieste en la dentición de leche, las revisiones periódicas con el odontopediatra son fundamentales para detectar la anodoncia de manera temprana. 

Por ello, se recomienda que los niños acudan al odontopediatra antes de cumplir el primer año. Y que, posteriormente, visiten al profesional con la frecuencia pautada por este.

Dicha recomendación se debe a que los primeros dientes de leche de los bebés comienzan a erupcionar entre los 6 y 9 meses de edad. A los dos años y medio, lo normal es que todos los dientes temporales hayan salido.

El hecho de llevar al niño al odontopediatra en este periodo permite que el profesional pueda detectar cualquier retraso o alteración en la formación de la dentición temporal. Es decir, el odontopediatra podrá valorar si estamos ante un retraso sin importancia o ante un caso de anodoncia en niños.

Asimismo, las visitas al dentista durante la infancia y la adolescencia permitirán comprobar que el recambio dentario (caída de los dientes temporales y erupción de los definitivos) se lleva a cabo según lo previsto.

Tratamiento de la anodoncia

Los principales tratamientos para solucionar la anodoncia son los implantes y las prótesis dentales. La elección entre un procedimiento u otro dependerá, fundamentalmente, de la edad de la persona a tratar.

Por ejemplo, en los pacientes adultos el tratamiento más adecuado es, casi siempre, la colocación de implantes dentales. Esto se debe a que los implantes se colocan de manera fija en la boca y se comportan como los dientes naturales. Por ello, la persona podrá desempeñar cualquier acción con normalidad (masticar, sonreír…).

Sin embargo, en los casos de anodoncia en niños es preferible colocar prótesis removibles temporales. Dichas prótesis son de “quita y pon”, se ajustan a la encía y son una buena solución transitoria hasta la colocación de implantes. 

Esto se debe a que, para poder realizar un tratamiento de implantes, es necesario que el desarrollo bucodental del paciente se haya completado, lo que tiene lugar entre los 18 y los 21 años.

¿Cuál es la diferencia entre agenesia y anodoncia?

La anodoncia es un tipo de agenesia dental, un trastorno que provoca la ausencia de uno o más dientes en la boca. Sin embargo, la anodoncia es, afortunadamente, el tipo de agenesia que presenta una menor prevalencia.

Al contrario de lo que sucede con otras muchas afecciones bucodentales, la anodoncia no está causada por unos hábitos de vida o higiene inadecuados. Por tanto, esta alteración es, prácticamente, imposible de evitar
Sin embargo, sí se puede detectar de manera temprana con revisiones periódicas al odontopediatra. Y, como ocurre casi siempre, el tratamiento precoz evitará muchos de los inconvenientes severos asociados a la anodoncia

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.