El blog de Vitaldent

El blog en el que encontrarás hábitos, tratamientos y consejos de salud dental

Categorías

Mayores urgencias en verano: infecciones y traumatismos dentales

urgencias boca verano

Cuando estamos disfrutando del verano, a veces nos puede fastidiar las vacaciones una urgencia dental espontánea sin prever de antemano. Es común, empezar las vacaciones, y cuando estamos tranquilamente en la playa tomando un granizado, sentir un dolor muy fuerte y espontáneo en tus dientes. ¡Qué oportuno!, pensarás… Tranquilo, todos los problemas tienen solución. Debes saber que un dentista es insustituible, ningún farmacéutico o protésico te indicará correctamente lo que tienes que hacer. Por ello, si no encuentras un dentista de urgencia en la zona donde te encuentras, el único que te puede ayudar y dar una solución transitoria y provisional a tu problema, será el médico de urgencias. No dudes acudir a él para cualquier urgencia dental.

New Call-to-action

 

Las urgencias dentales más comunes durante el verano son:

  • Dolor agudo y espontáneo: es común notar un dolor repentino en nuestros dientes. Un dolor agudo que se intensifica con el frío y sube hacia la raíz del diente. Tienes que intentar identificar la localización y el tipo de dolor que estás sufriendo; saber si es irradiado, localizado o si está afectando a otras piezas. Debes observar si presentas alguna inflamación en la zona o sangrado, o incluso si presentas mal sabor de boca. Todas estas indicaciones debes nombrarlas al médico o dentista de urgencias para que valore tu situación y consiga un diagnóstico lo más acertado posible. Con ello valorará cuál es la medicación más acertada en ese caso para tí; pueden ser analgesicos, antitinflamatorios o incluso antibióticos si se trata de alguna infección.  Este dolor se puede generar por varias situaciones, puede ser por un proceso de sensibilidad dentaria, lo cual al tomar helados y bebidas frías se intensifica, provocando este dolor espontáneo. También se produce por caries, que generan un dolor agudo y espontáneo al tomar alimentos fríos; o en casos más graves puede ser por caries muy profundas que llegan a nervio y han podido generar una infección, provocando así un dolor más intenso y que dura más en el tiempo, intensificando al comer o beber bebidas frías.
  • Infecciones: puede generarse una infección en tu boca debido a diferentes factores o procesos, como pueden ser caries profundas que llegan a nervio, fracturas dentales, abscesos o problemas de inflamación de encías. Estos procesos pueden generar inflamación, dolor en la zona; originando muchas veces mal aliento o fiebre en los casos más graves. Debes indicarla al médico de urgencias tu situación y los síntomas que presenta que te haga las pruebas pertinentes, y te administre antibiótico si lo encuentra necesario. Con este medicamento se eliminará la infección y con ello el dolor, pero no la causa que lo produce, teniendo entonces que acudir al dentista lo antes posible para que te solucione el problema.
  • Traumatismos dentales: estas urgencias suelen ser más frecuentes en verano. Los juegos y la diversión son muy frecuentes durante la época del verano, sobre todo en periodo vacacional. Los juegos de piscina o de playa pueden originar caídas o golpes, generando traumatismos y dañando los dientes.

¿Cómo actuar en estas situaciones?

Primeramente debes mantener la calma ante todo y comprobar como en encuentra la pieza en cuestión tras el traumatismo. Según sea la situación actuaremos de una manera u otra, diferenciando siempre entre un diente temporal o de leche y un diente permanente:

Dentición temporal (niños)

  • Fractura dental: tras un traumatismo dental por una caída de un niño, puede ser que se facture una parte del diente o se haga una pequeña fisura. Lo ideal es que acudas al dentista cuanto antes y guardes el trozo que se ha roto para llevarlo al dentista. Una vez en la clínica dental y explicado el problema, el dentista valorará el diagnóstico y tratamiento. El tratamiento dependerá siempre de la profundidad de la fractura, tiempo transcurrido, lugar de la fractura, el estado pulpar y la edad y colaboración del niño. Según esto, se puliran solamente los bordes si es una fisura leve, se empasta con composite o con el trozo de diente fracturado, o en los casos más graves donde se ha involucrado la pulpa, se realizará una pulpotomía o extracción en los peores casos.
  • Diente con movilidad: es posible que el diente se mueva dentro del alveolo tras el golpe, moviéndose ligeramente o incluso desplazado hacia algún lado. En este caso lo ideal es no tocar el diente y acudir al dentista cuanto antes. El dentista hará las radiografías pertinentes para observar la situación del diente en cuestión y de los demás gérmenes dentales pendientes de erupcionar. Si es posible se coloca con cuidado y se feruliza hasta que el diente se reinserte. Si se ha introducido y no ha dañado ningún germen, se deja que erupcione por sí solo, o en el caso contrario si está dañando algún germen dental, se extrae el diente y se coloca un mantenedor de espacio si es necesario hasta que erupcione el diente definitivo.
  • Diente avulsionado: si el diente se ha salido entero tras el traumatismo, es que acudas cuanto antes al dentista. Se revisa la zona y nunca se reimplanta el diente avulsionado, por riesgo a dañar el diente que aun no ha erupcionado. Se coloca una prótesis infantil para sustituir la pieza avulsionada o se coloca un mantenedor de espacio hasta que erupcione el diente permanente. 11 ¿Cómo cuidar tu boca en verano? Mayores urgencias: infecciones y traumatismos dentales

Dentición permanente

  • Diente fracturado: tras un traumatismo dental, puede ser que se facture una parte del diente o se haga una pequeña fisura. Lo ideal es que acudas al dentista cuanto antes y guardes el trozo que se ha roto para llevarlo al dentista. Una vez en la clínica dental y explicado el problema, el dentista valorará el diagnóstico y tratamiento. El tratamiento dependerá siempre de la profundidad de la fractura, tiempo transcurrido, lugar de la fractura, el estado pulpar y la edad y colaboración. Según esto, se puliran solamente los bordes si es una fisura leve, se empasta con composite o con el trozo de diente fracturado, o en los casos más graves donde se ha involucrado la pulpa, se realizará una pulpotomía o tratamiento de conducto, o extracción en los peores casos.
  • Diente con movilidad: es posible que el diente se mueva dentro del alveolo tras el golpe, moviéndose ligeramente o incluso desplazado hacia algún lado. En este caso lo ideal es no tocar el diente y acudir al dentista cuanto antes. El dentista hará las radiografías pertinentes para observar la situación del diente en cuestión. Según esto se feruliza la pieza un tiempo según el daño y el desplazamiento producido, seguido siempre de las revisiones pertinentes.
  • Diente avulsionado: si el diente se ha salido entero tras el traumatismo, es que acudas cuanto antes al dentista, concretamente antes de que pasen 3 horas. Debes coger el diente con cuidado y transportarlo a la clínica en un medio seguro, lo ideal es en una solución de Hank, ya que lo conserva muy bien para después ser reimplantado. Si no es posible, lo puedes transportar en leche o en tu propia saliva, en tu boca. Una vez en la clínica dental, se realiza una exploración de paredes para descartar fractura, se lava con suero fisiológico y sujetando el diente por la corona se reimplanta, ferulizados después. Una vez pasados 15 días se valora el estado de la pieza, para realizar el tratamiento más indicado para mantener siempre que sea posible la pieza en boca.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.