Gustavo Camañas Gustavo Camañas
4 min de lectura
Gustavo Camañas Gustavo Camañas
4 min de lectura

La alveolitis seca es una patología que puede ocurrir cuando se ha realizado una extracción dental. Bajo determinadas circunstancias, se desarrolla un proceso inflamatorio que estimula las terminaciones nerviosas del alvéolo, el hueco en el hueso donde se encontraba el diente y, por esta razón, el síntoma principal es el dolor. En este artículo vamos a hablarte sobre su prevención y tratamiento.

Aspectos más relevantes de la alveolitis seca

El nombre técnico de esta enfermedad es osteítis alveolar, porque es el tejido óseo que conforma el alvéolo lo que se inflama. En condiciones normales se forma un coágulo en la cavidad que alojaba el diente.

Es parte del proceso de cicatrización, pero si no se desarrolla adecuadamente aparece la alveolitis seca.

Síntomas de la alveolitis seca

Como sabes, en su práctica diaria los dentistas se inclinan por conservar los dientes naturales. El objetivo es preservar la función y cuidar el aspecto de la sonrisa. Es lo que se llama odontología conservadora, pero, a pesar de ello, en algunos casos es necesario realizar una extracción dental.

Después de este tratamiento, es inevitable que haya dolor e hinchazón, que cesarán en poco tiempo. Sin embargo, cuando surge la alveolitis seca perduran más de cuatro días. Se presentan, además, otros síntomas, como los siguientes:

  • El dolor se hace intenso y persistente, con carácter punzante o pulsátil.
  • Dolor que se irradia a la cara.
  • Mal sabor de boca.
  • Mal aliento.
  • Salivación abundante.
  • Pérdida del apetito.
  • Presencia de ganglios debajo del maxilar inferior o en el cuello.
  • Sangrado que no cesa.
  • Fiebre.
  • Signos de inflamación en la encía circundante.
  • Hueso local se encuentra expuesto.

¿Cuál es la causa de la alveolitis seca?

Esta patología aparece cuando el coágulo de sangre que se forma después de la extracción de un diente afecta al proceso de cicatrización. La función de este coágulo es mantener la cavidad dental protegida hasta la cicatrización. 

Sin embargo cuando sucede la alveolitis seca, ocurre una formación deficiente del coágulo o este se desprende de manera demasiado prematura. En estos casos, se interrumpe el proceso de cicatrización y, en consecuencia, queda una herida abierta. El hueso del maxilar y la encía quedan expuestos. Las razones por las que ocurre esto son de tres tipos:

  1. Anatómicas.
  2. Relacionadas con la técnica quirúrgica empleada.
  3. Relacionadas con unos cuidados postoperatorios incorrectos.

Debes tener en cuenta que la alveolitis posterior a la extracción dental es ocho veces más frecuente cuando se trata del tercer molar. Es el que llamamos comúnmente muela del juicio. Si el procedimiento quirúrgico es complejo o la cantidad de anestesia necesaria ha sido elevada, también puede aparecer esta complicación.

¿Cómo prevenir la alveolitis seca?

Es necesario que respetes las recomendaciones y prescripciones del odontólogo a lo largo de todo el periodo de curación. Tras una intervención que involucre la extracción de un diente, ten en cuenta estos aspectos:

  1. El cepillado dental no debe realizarse en la zona de la extracción el primer día. Lo harás de la manera habitual en el resto de los dientes.
  2. Lo ideal es tomar alimentos blandos y evitar la masticación en ese lado de la boca.
  3. Hay que enjuagarse de forma suave. Los colutorios que contienen clorhexidina al 0,12 % son eficaces para disminuir la incidencia.
  4. Las actividades que conllevan succión, como beber con pajitas, deben evitarse.
  5. Lo mismo sucede con los alimentos de consistencia dura o crujiente, que podrían quedar alojados en la cavidad alveolar. Los líquidos muy fríos o calientes y las gaseosas también afectan al coágulo.
  6. Suspende la actividad física durante uno o dos días, para permitir que el coágulo se consolide.
  7. Por otra parte, se ha encontrado una relación entre el uso de anticonceptivos orales y la alveolitis seca. Es necesario que informes al odontólogo si los tomas, para decidir qué es lo más conveniente.
  8. El empleo de tetraciclina tópica tiene una gran utilidad en la prevención. Especialmente, ha demostrado ser eficaz en uno de los casos más habituales de osteítis alveolar: el que se da después de la extracción del tercer molar.

Tratamiento de la alveolitis seca

La persistencia de las molestias y el dolor intenso que se prolongan más allá de los primeros días son señales de alerta.

En estos casos, es necesario acudir al especialista que realizó la extracción para que prescriba un tratamiento. Los objetivos son controlar la inflamación, regenerar los tejidos y evitar las complicaciones. Los tratamientos más habituales son los siguientes:

  • Tras la aplicación de anestesia local, se procede a eliminar los tejidos infectados, las secreciones y los posibles fragmentos. La herida debe desinfectarse y secarse para colocar un tampón embebido en medicamentos antisépticos y antiinflamatorios.
  • El tratamiento con fármacos de uso oral incluye antiinflamatorios, antibióticos y analgésicos. Debes evitar la automedicación, ya que estas decisiones son competencia exclusiva del odontólogo. Te dará las recomendaciones para el cuidado e higiene bucal y establecerá la próxima visita para cambiar el tampón.

Es importante que tengas claras las posibles complicaciones de una alveolitis seca mal tratada, porque son severas. Entre ellas figuran el flemón, una bolsa de pus o que se genera junto a la pieza dental cuya raíz está infectada. 

Así mismo, puede presentarse sinusitis, inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales, por la infección de estos. También puede aparecer periostitis, que es una inflamación de la membrana fibrosa que recubre los huesos.

Factores de riesgo

Como sucede con muchas enfermedades, la alveolitis seca es más frecuente cuando existen determinadas circunstancias. Las de mayor relevancia son las siguientes:

  • El hábito de fumar, que tiene dos consecuencias. Al aspirar el humo del cigarrillo creas succión, lo que puede desprender el tejido de cicatrización. Además, la presión arterial aumenta y el sangrado ocurre con más facilidad.
  • El consumo de bebidas con alcohol o el empleo de enjuagues bucales que contengan esta sustancia alteran la integridad del coágulo.
  • Las enfermedades que cursan con inmunodeficiencia, es decir que causan disminución o ausencia de la respuesta inmunitaria del cuerpo son otro factor. Entre ellas figuran la diabetes, el VIH y las deficiencias inmunitarias congénitas.

Además, hay otros factores de riesgo como ser mujer, la edad avanzada y el uso de anticonceptivos orales.

La alveolitis seca es un trastorno doloroso y potencialmente grave que debe ser diagnosticado y tratado por un odontólogo cualificado. Evita siempre la automedicación, que puede provocarte consecuencias negativas. Visítanos en Clínicas Vitaldent, siempre tenemos un especialista cerca de ti para asesorarte y ayudarte.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas
Gustavo Camañas es coordinador médico del área de Odontología General del Grupo Vitaldent. Es licenciado en Odontología por la Universidad Europea de Madrid y ha realizado numerosos cursos de especialización en diferentes áreas de la Odontología. Fruto de su amplia visión, realiza una función de control de calidad de los tratamientos de nuestras clínicas e imparte formación de los doctores de la compañía.