¿Cuántas veces ha pasado que notamos algo raro en el interior de la mejilla, en la lengua o en el labio, que pica un poco,  molesta a la hora de comer o hablar y nos damos cuenta de tener una llaga en la boca? Estamos teniendo un afta.