Llamamos injerto de hueso dental a un técnica quirúrgica realizada en el gabinete dental para aumentar la cantidad de hueso necesaria, y que ha sido perdida, para conseguir así unas funciones correctas de soporte y estética.