Chuparse el dedo es un hábito muy común en bebés y niños pequeños pues les aporta seguridad y calma. Sin embargo, este hábito debe abandonarse entre los dos y cuatro años de edad, ya que de prolongarse en el tiempo, puede desplazar los dientes del niño, especialmente los frontales y  perjudicar el desarrollo oclusal del […]