Todos necesitamos saliva para humedecer la boca, limpiarla y digerir los alimentos. Nuestra saliva está diseñada para prevenir  infecciones bacterianas. Por eso, cuando no producimos suficiente saliva la boca se seca, y además de poner en peligro nuestra salud bucal, provoca una sensación muy incómoda que incluso puede perjudicarnos a la hora de hablar. Afortunadamente, […]