Estela Arias Estela Arias
2 min de lectura
Estela Arias Estela Arias
2 min de lectura
ortodoncia invisible

La ortodoncia invisible cuenta con llamativas ventajas frente al método tradicional de los brackets metálicos. Desde hace algunas décadas, permite corregir la irregularidades y defectos en la colocación de los dientes de una manera mucho más discreta que los procedimientos anteriores. Ahora bien, ¿es cierto que resulta inevitable hablar raro con ortodoncia invisible o se trata de otro rumor sin fundamento?

Desde Vitaldent queremos arrojar luz sobre este aspecto, de manera que tengas una información veraz y útil a la hora de tomar la decisión, o no, de decantarte por este método.

En qué consiste la ortodoncia invisible

La principal particularidad de la ortodoncia invisible es su propiedad estética, ya que resulta mucho menos visible, incluso cuando quien la lleva se está riendo o hablando.

Existen, fundamentalmente, una clase principal:

  • Ortodoncia transparente. Se trata de la fabricación a medida de una férula transparente en cuyo interior se localizan los elementos que regulan el desplazamiento dental en la dirección deseada. Se va cambiando, aproximadamente, cada dos semanas, siguiendo las referencias aportadas por un software 3D. Su uso es, por ello, simple y cómodo, además de pasar prácticamente desapercibida.

Sus principales ventajas

Más allá de su invisibilidad y carácter estético, la ortodoncia invisible aporta comodidad, ausencia de llagas y rozaduras, posibilidad de extracción a la hora de comer o limpiarnos la boca, eficiencia y una planificación técnica precisa y rigurosa, gracias a los programas 3D que utiliza.

El habla y la ortodoncia invisible

Ahora bien, la cuestión capital que nos planteamos en este contenido es si resulta inevitable hablar raro con ortodoncia invisible. Te lo explicamos ahora mismo.

Una verdad incuestionable es que la ortodoncia invisible consiste en un aparato que se introduce en la boca y, como tal, exige un proceso de adaptación, cuya duración varía en función de las características, circunstancias y sensibilidades de cada persona. En cualquier caso, este resulta mucho más corto que el necesario para habituarse a los brackets.

Lo normal es llevar puesta esta ortodoncia 22 horas diarias (menos los tiempos de las comidas y las limpiezas bucales). Por ello, si realmente generase dificultades importantes al hablar sería un inconveniente significativo. Sin embargo, quédate tranquilo: no es ni mucho menos así. 

Los primeros días sí vas a notar algunas complicaciones al hablar, debidas a que tu lengua entra en contacto con los alineadores, los cuales cubren por completo toda tu dentadura. Por ello, quizás encuentres alguna complicación para pronunciar normalmente todos los sonidos y palabras. Otro efecto secundario, en un primer momento, es una salivación superior a la que estamos acostumbrados. 

Lo cierto es que se trata de unas sensacionales iniciales, tenues y a las que no tardarás en acostumbrarte. No cabe duda de que, en los primeros momentos, apreciarás que llevas un objeto extraño dentro de tu boca, pero no tardarás en habituarte a esa presencia. Pero mucho más rápidamente de lo que imaginas controlarás la nueva situación y habrás dejado de hablar raro con ortodoncia invisible.

Así que, si tienes dientes irregulares y quieres solucionar este problema, la ortodoncia invisible ofrece estupendos resultados y, desde luego, no va a provocarte ningún problema de comunicación.

Infórmate de nuestros tratamientos sin compromiso Pide tu cita
Estela Arias
Estela Arias
La Dra. Arias es nuestra Coordinadora de la Especialidad de Ortodoncia en Vitaldent desde el año 2013 a la fecha. Es responsable del Centro Referencial de Ortodoncia el cual está dedicado a la revisión diagnostica de los más de 20.000 tratamientos de ortodoncia que se inician cada año en Vitaldent. Master en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial en el año 1996, se dedicada en exclusiva a lograr junto a su consolidado equipo de más de 300 ortodoncista el reto diario de realizar una Ortodoncia Excelente, de vanguardia, con calidad tanto humana y como profesional.