El blog de Vitaldent

El blog en el que encontrarás hábitos, tratamientos y consejos de salud dental

Categorías

¿Conoces cuál es la función de los aparatos dentales?

aparatos dentales

La ortodoncia es una de las especialidades odontológicas más populares en la actualidad, ya que nos permite corregir la posición de los dientes mediante aparatos dentales mejorando la estética y la funcionalidad de la boca. Es ideal en pacientes de cualquier edad y no solo en adolescentes como se cree.

New Call-to-action

 

¿Qué son los aparatos dentales y para qué sirven?

Los aparatos dentales son correctores dentales hechos a medida y personalizados a cada paciente para conseguir mover los dientes a una posición correcta y corregir la mordida, consiguiendo así un equilibrio funcional y estético.

No sólo sirven para conseguir una “sonrisa bonita”, si no que los aparatos dentales, se utilizan también para corregir problemas de salud dental.

Normalmente, un aparato dental se coloca cuando se aprecian maloclusiones. Esto se define como una alteración en la posición de los dientes o en los huesos que los retienen, afectando así a la funcionalidad y estética adecuada.

 

¿Quiénes pueden usar aparatos dentales?

Estos aparatos dentales, como hemos comentado, sirven para corregir la mordida. Por lo tanto, se colocan tanto en niños para guiar la erupción de sus dientes permanentes, en adolescentes para corregir la posición de sus dientes permanentes ya erupcionados; o también en adultos que desean cambiar la posición de sus dientes,  para conseguir una mejor estética, o para conseguir un equilibrio funcional y una mejora en la mordida.

Por lo tanto podemos decir, que los tratamientos de ortodoncia son ideales en pacientes de cualquier edad, siempre adaptados y personalizados a las necesidades de cada paciente.

Tipos de aparatos dentales

Existen diferentes aparatos dentales dependiendo siempre de su utilidad y de las necesidades de la persona a la que va a ser colocado.

Primeramente debemos clasificarlos en aparatos fijos y removibles:

  • Removibles: son aquellos que el paciente puede quitar y ponerse él mismo con facilidad pudiéndose retirar para comer. Suelen ser de un material acrílico, ajustándose mediante ganchos metálicos a los dientes. Estos aparatos se utilizan sobre todo, en niños con dentición caduca o de leche, para conseguir cambios esqueléticos; como puede ser expansión del paladar o de la arcada dentaria.
  • Fijos: se trata de los brackets. Estos se colocan en los dientes pegados de manera fija, acompañados de arcos metálicos. Se colocan en dentición adulta para recolocar los dientes en una posición adecuada y conseguir así las necesidades de cada paciente.

Diferentes tipos de aparatos fijos

Dentro de los fijos, debemos saber, que según las necesidades del paciente, pueden ser metálicos o estéticos:

  • Aparatos metálicos: suelen ser los brackets, siendo estos los más tradicionales y comunes en el mercado. Como hemos comentado son piezas metálicas normalmente de acero que se pegan en la superficie de los dientes, ligados con un arco metálico que rodea la arcada dentaria. Estos suelen ser los más eficaces y los que mejores y mayores movimientos generan en los dientes, generando así los mejores resultados en los tratamientos.
  • Aparatos estéticos: existen varias opciones para aquellos pacientes que no desean llevar los brackets metálicos ya que son más antiestéticos.
    • Brackets estéticos: son brackets de cerámica, de color blanquecino siendo algo más estéticos que los brackets metálicos. También existen en el mercado como novedad los brackets de zafiro o de porcelana, que suelen ser más resistentes que los anteriores, pero no tanto como los metálicos.
    • Brackets linguales: son aquellos brackets metálicos que se colocan en el interior de la arcada dentaria, colocándose por la cara interna de los dientes y evitando que se vean en la sonrisa del paciente. Suelen ser más pequeños por lo que son más estéticos y cómodos. Estos suelen ser los menos conocidos del mercado.
    • Invisalign: es un aparato invisible removible. Se trata de unas férulas de plástico o moldes de tus dientes hechos a medida, los cuales se colocan en ambas arcadas dentarias. Son bastante cómodos y totalmente transparentes, siendo casi imperceptibles a la vista. Además, al ser removibles, puedes retirarlos a la hora de comer o lavarte los dientes con bastante comodidad.

 

¿Qué debo saber o tener en cuenta sobre los aparatos dentales?

Lo primero que debes saber es que debe ser un profesional de la salud el que te indique cuándo y cómo debes colocarte un aparato dental. Si crees que debes llevar aparato dental, lo ideal es que acudas a una revisión con tu dentista de confianza para explicarle tus dudas. Si lo ve conveniente, inicialmente te realizará un estudio ortodóncico, con el cual realizará un diagnóstico y un plan tratamiento especializado para cada paciente.

Debes de tener en cuenta, que todo tratamiento tiene sus limitaciones y por ello debe ser el dentista el que debe aconsejarte y guiarte hacia el mejor plan de tratamiento.

 

Coste

Primeramente, debes saber, que el coste varía notablemente en función del aparato dental que vayan a colocarte, además también de la complejidad del tratamiento y su duración.

Instrucciones de higiene dental con aparatos dentales

Lo ideal es seguir una higiene correcta y minuciosa, ya que sabemos que la higiene dental es fundamental para mantener la salud bucal, que decir, que durante el tratamiento de ortodoncia es todavía más importante. Por ello debemos seguir unas instrucciones:

  • Cepillado: es imprescindible lavarse los dientes después de cada comida, ya que los aparatos dentales retienen los restos de alimentos entre los alambres facilitando la acumulación de placa bacteriana y por lo tanto aumentando el riesgo de caries, inflamación de las encías, manchas o mal aliento.
  • Evitar alimentos pegajosos y azucarados: ya que el azúcar es el sustrato principal para la producción de caries, evitaremos tomar este tipo de alimentos durante el tratamiento.
  • Evitar manipular los aparatos dentales y evitar los alimentos duros que puedan deformar los aparatos.
  • Revisiones periódicas con nuestro dentista: es conveniente tener revisiones periódicas con nuestro dentista para controlar que el tratamiento esté funcionando adecuadamente y evitar complicaciones. Seguiremos siempre las citas que nos marque el dentista.
New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

1 comentario

neus

22 marzo, 2018 7:37 pm

muy interesante